Navidad con padres separados

La separación de los padres es siempre un mal trago para los niños, ellos siempre se ven afectados en mayor o menor medida. Pero la cosa se intensifica cuando se aproxima la navidad. ¿Con quién pasaré este año? ¿Cómo será el arreglo entre papá y mamá? Son algunas de las preguntas que pasan por sus cabezas y que es preciso resolver para que, pese a todo, pasen una feliz navidad.

Esta época se caracteriza por la alegría, la unión de la familia, la paz y los buenos deseos y paradójicamente todos estos ingredientes suelen no estar presentes en las familias de los niños cuyos padres están separados, especialmente en los primeros tiempos, o si no se ha logrado una separación madura y elaborada.

Es fundamental que el que los niños puedan vivir la navidad pese a estas circunstancias de la forma más sana y menos traumática posible, dependa únicamente de los adultos responsables y del manejo que hagan de esta nueva situación.

Consejos para sobrellevar la Navidad entre padres separados

Planificar

El planear con el suficiente tiempo como para discutir y ponerse de acuerdo es fundamental en estos casos. Conversar de antemano ambos padres e intentar llegar a un acuerdo de cómo se repartirán las fechas: una navidad con mamá y la otra con papá; navidad con mamá y año nuevo con papá… Negociar y ceder son las claves en esto.

Lo ideal es que sea un acuerdo civilizado y que sean los papás quienes decidan, no que obliguen o pongan al niño en el compromiso de tener que elegir. Ya que él va a preferir pasar con sus dos papás y el tener que elegir por uno de ellos le va a generar culpa.

El psicólogo argentino Mariano Rojas, señala al respecto:

Lo recomendable es que sean los papás quienes decidan cómo se repartirá el tiempo del niño, pues este puede tomarse su elección como algo muy personal. Podría pensar que está queriendo más a uno que a otro por elegir estar con él. Si la decisión ya está tomada, el niño no se sentirá culpable.

Respetar las tradiciones

Si bien esto puede ser difícil luego de una separación ya que las tradiciones familiares se modifican, una buena recomendación es dentro de lo posible respetar las que están asociadas a la navidad para hacer que sea menos doloroso para el niño. En este sentido si la costumbre familiar era pasarla en casa de los abuelos maternos, quizás lo mejor sea que la navidad la pase con mamá y el año nuevo con papá, por ejemplo.

No dramatizar ni sobreproteger

Otro aspecto importante al hablar y decidir sobre la celebración de Navidad, es no dramatizar sobre el tema como si fuera lo peor del mundo ni sobreproteger a los niños para que no sufran. Un proceso de separación de los padres es doloroso, implica cambios y debe ser transitado con tristeza lógica. Sin embargo, es algo por lo que hoy día pasan muchos niños y salen airosos.

El psicólogo Alejandro Busto Castelli, socio fundador y director del Centro de Psicología CEIBE en Madrid, España, recomienda:

…a la hora de explicar por ejemplo a los hijos por qué vamos a pasar las navidades separados, debemos ser honestos y sinceros. Huir del engaño y la elaboración de “cuentos” pseudo tranquilizadores, cuestionar la creencia “no lo van a entender” y a partir de ahí construir.

No compensar ausencias con regalos, ni competir por quién regala más

Es muy frecuente entre padres separados que no han zanjado sanamente sus diferencias, competir por quién regala más y mejores obsequios a sus hijos. Aquí comienza en algunos casos, una guerra por cuál de ellos satisface mejor las demandas del niño y ello suele ser un intento desesperado de cubrir otras insatisfacciones.

El psicólogo clínico español Róger Alfredo Martínez, señala al respecto, que no importa:

De quién regala más o quién tiene más, al contrario como los padres más o menos saben que quieren sus hijos de regalos, traten de dividir los gastos de lo que el niño o niña quiera y comprárselo entre los dos y hacérselo saber al pequeño que entre los dos lo compraron, eso ayuda mantener el equilibrio entre padre y madre, lo importante es negociar en beneficio de los niños.

Dejar buenos recuerdos

La navidad, especialmente para los niños más pequeños, es una época de mucha ilusión asociada a la figura de Papá Noel y los regalos. Y estos recuerdos serán para toda la vida. Por eso, es tan importante que en los primeros años estas fechas se asocien con alegría, felicidad, paz y no con conflictos y discusiones, precisamente porque esas memorias quedarán impresas como una huella imborrable.

…traten de dejarles buenos momentos a los hijos y sobre todo hacerlos sentir bien porque eso es lo que siempre van a recordar… es fundamental que los padres en estos días festivos se den cuenta de que tienen que bajar la intensidad de los conflictos que tienen en pos y en beneficio de los hijos.

Róger Alfredo Martínez

Por su parte, el psicólogo Alejandro Busto Castelli, agrega:

…un buen camino que recorrer, sea cual sea la edad de los hijos y el histórico de separación, tenga que ver con mirar primero hacia nosotros, ser honestos y asegurarnos que las decisiones que tomamos en estas fiestas o en cualquier otro momento del año, tienen que ver con el amor y el bienestar de nuestros hijos. Segundo aceptar lo que sentimos sin subestimar ni racionalizar la ruptura, teniendo en cuenta que no todo vale en un proceso de este tipo. Y finalmente aceptar y acompañar en sus emociones a nuestros hijos adaptando el lenguaje y el discurso a la edad que tengan. Un buen abrazo en silencio, es una gran estrategia en cualquier momento y cualquier circunstancia, con independencia de la edad que tengan nuestros hijos.