Amas de casa

La actividad de las amas de casa representa, aproximadamente, el 42,5 por ciento del Producto Bruto Interno en los países democráticos, además del 80 por ciento del trabajo no remunerado que es realizado por mujeres.

A pesar de cargar con una jornada laboral completa, carecen de cualquier derecho social, económico y jurídico. Al no estar reconocida su labor como trabajo, no cotizan y no tienen derecho a una jubilación, tampoco se les permite hacer declaración de la renta por separado del marido -sólo válida en el caso de que la pareja tenga dos fuentes de ingresos- y si sufren un accidente doméstico no es considerado accidente laboral.

Tareas que realizan las amas de casa

  1. Lavar
  2. Planchar
  3. Hacer compras
  4. Limpiar
  5. Llevar la economía doméstica
  6. Planificar menús
  7. Cocinar
  8. Coser
  9. Se pueden contabilizar hasta 33 actividades que un ama de casa tiene que realizar en sus quehaceres diarios

Algunos estudios centrados en países europeos, han estimado que las amas de casa deberían cobrar por una jornada laboral de 8 horas diarias, una cantidad equivalente a 30.000 dólares anuales. Y en el caso de familias numerosas las horas pasarían a ser 100 por lo que los ingresos, teniendo en cuenta las horas extras, deberían incrementarse a unos 101.000 dólares anuales. Puede que estas cifras nunca se trasladen al plano de la realidad, pero deberían hacer reflexionar sobre la escasa valoración que reciben las amas de casa.

Las mujeres en Suecia, Dinamarca y Finlandia comparten las tareas con los hombres. Según las estadísticas, entre el 13 y el 21 por ciento de los nórdicos son absolutos responsables de las tareas del hogar. En los países latinos desde la entrada en escena laboral de nuevos jóvenes adultos, la tendencia tiende a mejorar, aunque los organismos señalan que todavía está en niveles prácticamente mínimos. En cualquier país desarrollado sería tachado de aberrante que se trabajara a jornada completa con multitud de horas extra, sin derecho a vacaciones y que a cambio no se perciba nada. Siempre y cuando no estemos hablando de las amas de casa en cuyo caso la desigualdad se convierte en normalidad.

Una extraña paradoja, si tenemos en cuenta que constituyen el grupo de trabajadores más grande del mundo. Ningún país cuenta con una renta específica para tareas domésticas, puesto que las ayudas siempre son en conceptos indirectamente relacionados.

  • En Francia las mujeres disfrutan de un Estatuto Social del ama de casa que regula su situación, además de contar con leyes de apoyo a la natalidad
  • En Alemania el que opta por quedarse en casa al cuidado de los hijos, sea hombre o mujer, tiene acceso a ayudas y en Suiza pueden acceder a una pensión de jubilación

Es necesario un reconocimiento y una valoración más justa del trabajo que realizan las amas de casa, sin ninguna compensación y que todos los gobiernos ignoran.

Puntaje: 
Promedio: 5 (1 voto)