Metodo Kumon

Fue Toru Kumon en 1956 quien, tras observar los problemas que presentaban sus hijos para asimilar las enseñanzas tradicionales específicamente en el ámbito de las matemáticas y con su bagaje de profesor de matemáticas, desarrolló este método de aprendizaje para ser aplicado, a partir de los 4 años.

¿Cómo funciona?

El método Kumon se centra en la repetición de ejercicios lógicos y matemáticos hasta que se logre rapidez y destreza. Este tipo de enseñanzas basadas en la repetición, favorece la creación del surco mental lógico y, es gracias al desarrollo de la lógica que los niños adquieren destreza y capacidad para asimilar, tanto las enseñanzas tradicionales como su aplicación en la vida, de forma rápida y sin problemas de comprensión.

Un método personalizado

El método Kumon cuenta con una razón fundamental para su éxito; la enseñanza personalizada y adaptada a los ritmos individuales de cada estudiante.

Este método se basa en la creencia de que cada estudiante tiene un ritmo de aprendizaje, adecuar las enseñanzas al ritmo, facilita la asimilación y el desarrollo de habilidades que, con la enseñanza tradicional no pueden ni tan siquiera manifestarse.

Matemáticas y lenguaje

Las dos áreas de aprendizaje que contempla el método Kumon se basan en las matemáticas y el lenguaje. Los ejercicios, tipo psicotécnicos se repiten hasta que el niño logra la meta prevista y puede pasar al siguiente nivel. Existen 23 niveles de aprendizaje.

Áreas que se desarrollan con el método Kumon

La enseñanza por repetición reporta grandes y probados beneficios, entre los que se encuentran:

  • Desarrollo de la concentración
  • Motivación
  • Aumento de la autoestima
  • Aumento de la autoconfianza
  • Aumento de la disciplina
  • Rapidez mental para operaciones matemáticas
  • Desarrollo del hábito de lectura

Los padres, pieza indispensable

Una de los puntos críticos del método de aprendizaje Kumon, es la necesidad de contar con la presencia y participación activa de los padres.

Las clases que se realizan en los centros de enseñanza, suelen establecer un calendario de tres clases a la semana que contempla la realización de una batería de ejercicios en casa los dos días intermedios. Los ejercicios del método Kumon se deben realizar tomando el tiempo que el niño tarda en realizarlos, siguiendo el orden establecido por los profesores a cargo y estableciendo una rutina que contempla la realización diaria de ejercicios y siempre a la misma hora.

Estamos ante un método de disciplina oriental y es por este motivo que conviene tener muy claro que, a medida que el niño va creciendo y pasando de nivel, el método Kumon establece la aplicación de las enseñanzas adquiridas a la vida real y cotidiana en pos de un objetivo: La adquisición de hábitos a través de la repetición.

Conclusiones

Sin ninguna duda, los resultados son espectaculares. Podemos encontrarnos un niño que sabe sumar, restar y leer con cinco años, una niña que sabe escribir su nombre completo con tres y la solución a un problema de concentración en pocos meses.

Pero no debemos olvidar que la presencia de los padres y la asunción de ciertas rutinas inamovibles, son una de las piezas claves y esenciales para lograr el éxito.

Puntaje: 
Promedio: 3.8 (5 votos)