Autoestima
Autoestima

No existe una escuela para aprender a ser padres, es por eso que es una tarea sumamente difícil llena de traspiés y que se va aprendiendo en el camino. Aquí hemos recopilado los errores más comunes que suelen cometer los padres con sus hijos pequeños, errores que podrían afectar enormemente en la confianza y autoestima de su hijo.

1

Decirles que son malos o buenos

Si un niño comete un error aunque sea repetitivo algunos padres le recalcan que son malos, torpes o que siempre hacen lo mismo. Estas acusaciones atacan directamente la autoestima del niño y en el peor de los casos pueden llegar a creer que realmente son malos. También es malo confundir al niño diciéndole que es bueno cuando cumple una tarea satisfactoriamente; hay que separar las cosas, decirle a un niño que es bueno cuando se comporta bien no es lo adecuado, ya que se trata de un comportamiento que debe tener siempre. Mucho más mezclar sentimientos; decirle a un niño que se lo quiere porque hizo alguna tarea o labor puede ser dañino a la larga a la corta, ellos pueden pensar que si no realizan una tarea no se los quiere o que solo se los quiere por esa razón

2

Usar apodos o calificativos negativos

Decirle a un hijo un apodo como gordo o flaco por ejemplo puede rebajar la autoestima del niño. Quizá el padre lo diga hasta con cariño, pero el niño no siempre lo va a tomar de esa manera, para ellos puede ser un recalcamiento de algún defecto físico que a la larga será negativo. Para evitar ese riesgo, lo mejor es llamarlo por su nombre o algún diminutivo cariñoso del mismo y nunca un apodo. Recuerde que si usted le dice ese apodo los demás lo pueden imitar y quizá no tengan el mismo “cariño” al decirlo.

3

Tratarlos como parte de una unidad y no como seres individuales

Comparar a un niño con sus hermanos o algún otro niño es un error muy común de muchos padres. Esto hace que el niño no se sienta “único”, sino que se sienta despreciado, menos o del montón; y lo peor de todo es que contribuye a que el niño se forme un bajo concepto de sí mismo.

4

No darle responsabilidades

La capacidad de un niño en sus primero años siempre está en juego, al obviarle responsabilidades por más pequeñas que sean ponemos en riesgo seriamente su capacidad. Un niño debe ganar confianza día a día, es por eso que darles pequeñas responsabilidades gradualmente refuerza enormemente la confianza del niño. Un niño necesita sentirse importante y útil, debe arriesgarse y aventurarse a nuevas cosas (siempre bajo la mirada de los padres). Deje que su niño haga cosas, aunque se equivoque o lo haga mal, para eso están los padres para guiarlos correctamente.

5

Criticarlos cuando fallan

Si un niño recibe muchas críticas de parte de sus padres, el niño evitará cada vez más hacer “cualquier cosa”. La motivación en un niño es muy importante, pero la desmotivación puede ser muy perjudicial. Evite descalificarlo y criticarlo, al contrario enséñele con paciencia y hágala ver en que se equivocó y aliéntelo a que lo intente nuevamente. Recuerde que es un niño y que se va equivocar mil veces hasta que aprenda, ya sabe “nadie nació sabiendo”.

6

Hablar por los niños

Los niños necesitan expresarse, así no tengan o encuentren las palabras para hacerlo. Nunca hable por ellos o los dé “por sentados”. si lo hace le quitará la confianza y las ganas de hacerlo.

7

Hablar de los niños delante de ellos como si no estuvieran

Hablar de un niño delante de él como si no estuviera presente es otro error común de los padres. Los niños pueden sentirse despreciados y hasta invisibles. A los niños hay que darles su lugar, y ese debe ser importante. Por más que sean niños ellos están presentes.

8

Negarles cariño

Mantener la distancia, negándose a una caricia, un beso, un abrazo o compartir un juego es perjudicial para un niño; pueden sentirse a la larga indignos de cariño. Recuérdele a su hijo que lo quiere y que es importante para usted, sus palabras son muy importantes para su hijo.

Continuación de los errores que comenten los padres con sus hijos.

Puntaje: 
Sin votos aún