Atragantamiento del bebe

Los cuidados relacionados con el bebé son sin ninguna duda, permanentes. Desde su nacimiento hasta pasados los 7 años, los bebés y niños son realmente vulnerables a las situaciones de peligro y, es por este motivo, que conviene estar muy alerta a todo lo que sucede en torno al bebé.

Pero, sin ninguna duda, si existe un riesgo inherente a la condición de los bebés, es el riesgo de sufrir un atragantamiento. De sobra conocido es la tendencia de los bebés a llevarse objetos a la boca. Este hecho forma parte intrínseca de su desarrollo, a través del sentido del gusto, los bebés van familiarizándose con las texturas y los sabores. En definitiva, llevarse objetos a la boca forma parte del desarrollo del bebé.

El hecho en sí mismo, se complica cuando los objetos son excesivamente pequeños y contraindicados para la edad del bebé, ya que puede provocar un atragantamiento que, en primera instancia provocará una dificultad respiratoria y que puede derivar en la asfixia y por lo tanto la muerte del bebé o el niño.

La clave, actuar rápidamente y con calma

Si nuestro hijo se ha atragantado con algún objeto, el primer objetivo es ayudarle a respirar. Para ello, es fundamental actuar en conjunto y, mientras se llama urgentemente a los servicios de urgencias se realizará la siguiente maniobra.

  • Tomar en brazos al bebé
  • Inclinar el cuerpo y situarlo con la cabeza hacia el suelo formando un ángulo de 45°
  • Depositar el cuerpo en el antebrazo
  • Sujetarlo desde el mentón
  • Asegurarse que la cabeza queda más baja que el cuerpo
  • Golpear entre los omóplatos 5 veces

Si con esta maniobra no se logra la expulsión del objeto se realizarán los siguientes pasos:

  1. En la misma posición dejar al bebé boca arriba con la cabeza girada hacia un lado
  2. Presionar en el centro del pecho con golpes cortos para ayudar al aire a despejar las vías de entrada

Adicionalmente y si ninguna de las dos anteriores funciona, se llevará a cabo la siguiente maniobra:

  • En la misma posición abrir la boca del bebé y poner un dedo sobre la lengua
  • Otros dos debajo de la mandíbula para logar ver lo que causa el ahogo
  • Ayudar al bebé a respirar de forma asistida, como forma de evitar la falta de oxígeno aunque perdure la obstrucción y mientras es atendido por el personal médico

Recomendaciones generales

Si su bebé se asfixia con algún objeto, debe mantener la calma como primer paso. Siga las recomendaciones de las maniobras que forman parte de lo que se conoce como primeros auxilios y acuda a la brevedad a un centro asistencial o llame de inmediato a los servicios de urgencias.

Debe tener presente que el objetivo final, más que extraer el objeto o alimento que está provocando la asfixia, es lograr el paso de aire y minimizar el impacto de la falta de oxígeno, responsable de lesiones severas y, en última instancia de la muerte por atragantamiento.

Puntaje: 
Sin votos aún