Máscara de arcilla verde

La arcilla verde es conocida por sus propiedades beneficiosas para el cuidado de la piel, especialmente de las grasas y acnéicas. Provine de la descomposición de las rocas como consecuencia de la erosión natural y se comercializa en diversas presentaciones (polvo, pastillas, preparada). En polvo es muy sencilla de usar. Se compra el polvo y se humedece con agua o con el elemento líquido apropiado para el uso que se le quiera dar.

Propiedades de la arcilla verde

  • Depurativa: elimina las células muertas y los puntos negros.
  • Limpiadora y exfoliante: elimina la suciedad de la piel, los granos, impurezas, rugosidades y la deja suave.
  • Purificante y regeneradora: purifica y deja la piel pronta para que se regenere el tejido dañado, luciendo sana y tersa.
  • Regula los niveles de grasitud: esto es fundamental para las pieles mixtas y grasas, regular los niveles de producción sebácea, para evitar los brillos y la oleosidad de la piel.
  • Desinflamatoria: reduce la inflamación de la piel.

Usos de la arcilla verde

  • Piel: como ya mencionamos, la arcilla verde posee múltiples propiedades benéficas para la piel. Usar una mascarilla semanalmente preparada con arcilla verde y agua de rosas durante unos veinte minutos, ayuda a mantenerla limpia, libre de impurezas, fresca, suave y tersa.
  • Cabello: la arcilla verde sirve también para usar en el pelo, sus propiedades purificantes y desinfectantes penetran en el cuero cabelludo y actúan aportando todos sus beneficios. Es ideal realizar una mascarilla capilar de arcilla verde para regular el sebo del cuero cabelludo, especialmente en aquellos de tendencia grasa. Aplicar la máscara, dejar actuar unos 30 minutos y lavar el pelo como de costumbre. Realizar cada 15 días.
  • Desinfección y cicatrización de heridas: es importante que la herida no esté totalmente abierta, sino semi cerrada. Puede ayudar a desinfectar y cicatrizar, además de desinflamar y calmar el dolor.
  • Estrías y várices: la arcilla verde posee propiedades antinflamatorias gracias a su efecto frío. Por ello, es muy buena para piernas cansadas, hinchadas o con várices. Preparar una mascarilla de arcilla verde que puede hacerse con agua, aceite de árbol de té o vinagre de manzana en caso de las várices o aceite de almendras en caso de estrías y aplicar sobre la zona a tratar. Dejar actuar durante 15 minutos, retirar y aplicar una crema hidratante. Repetir el tratamiento por lo menos dos veces en la semana.
Puntaje: 
Sin votos aún