embarazo a los 30
Embarazo después de los 30 años

Cada vez más mujeres postergan el deseo de tener hijos debido a las exigencias laborales y sociales.

Algunos de los motivos por los cuales la pareja o la mujer deciden postergar la intención de convertirse en madre se basan en la exigencia y presiones a las que se está sometida constantemente.

Causas frecuentes por las cuales una mujer posterga el querer ser madre:

  • El tener que trabajar a la par de los hombres
  • Las ambiciones personales, el querer realizarse profesionalmente primero
  • La falta de una pareja estable
  • La carencia de una economía sólida que inspire confianza y seguridad para afrontar la responsabilidad que conlleva el tener un hijo a cargo

Algunos factores de riesgo que pueden influir sobre aquellas mujeres que desean postergar la maternidad:

  • Problemas de fertilidad. La mujer comienza a experimentar cambios en su rapidez para concebir, a partir de los 30 años de edad
  • Menor frecuencia de ovulación
  • Mayores posibilidades de presentar endometriosis, los tejidos del endometrio pueden recubrir los ovarios o trompas perjudicando la concepción
  • Diabetes
  • Alta tensión arterial
  • Las posibilidades de concebir un niño con alguna deficiencia importante se acrecientan si la madre es mayor de treinta años, aunque los riesgos fundamentales se presentan en aquellas mujeres mayores de cuarenta años
  • El riesgo de sufrir un aborto espontáneo también aumenta
  • Se pueden experimentar problemas con la posición de la placenta
  • Son más proclives a sufrir intervenciones por cesárea

Si bien la mayoría de las mujeres que superan los treinta años tienen gestaciones absolutamente normales, siempre es mejor prevenir y tomar los recaudos necesarios para evitar cualquier tipo de riesgo.

Recomendaciones necesarias para mujeres mayores de treinta años:

  • Acudir a todos los controles necesarios que plantea el médico
  • Eliminar de la dieta el alcohol, fármacos y tabaco de la dieta
  • Consumir alimentos saludables y comer sin sal para mantener la tensión arterial bajo control
  • Someterse a una revisión médica antes de quedar en embarazo para saber bien el estado de salud
  • Si no se ha podido concebir al cabo de un año de mantener relaciones íntimas sin protección, lo ideal es consultar con un especialista en fertilidad ya que puede existir alguna deficiencia que puede solucionarse sin mayores inconvenientes. Aunque cada caso es individual, la tecnología actual permite muchas más posibilidades que antes en poder tener un niño

Datos de interés:

  • Únicamente la mitad de las mujeres mayores de treinta años conciben un niño tras intentarlo durante un año
  • El 10 por ciento de óvulos queda como reserva cuando se alcanzan los 35 años
  • Cuanto más años tenga la madre, mayores posibilidades existen de que el bebé presente alguna anomalía cromosomática
  • Una de cada cinco parejas tiene inconvenientes para tener un hijo debido a la postergación de la maternidad

Actualmente los métodos que existen para ayudar a que una mujer pueda concebir son muchos y la tecnología avanza cada vez más y está a favor de las mujeres que deciden postergar el deseo de convertirse en madres. Más allá de las ventajas y desventajas de serlo pasados los treinta años, la responsabilidad y el deseo suelen presentarse en el momento indicado en que la mujer se siente capacitada para asumir el reto de ser mamá y hay que respetar su derecho a decidir cuándo quiere serlo siempre y cuando sea una decisión reflexionada, sin egoísmo y que no afecte el futuro del bebé.

Puntaje: 
Promedio: 5 (1 voto)