Consejos para ordenar el guardarropas
madamenoire.com

Siempre hay un momento durante el año, en el que abrir el guardarropas es una misión imposible, comienzan a caerse las prendas para fuera de este, no se encuentra nada de lo que se busca y en consecuencia siempre se termina usando los mismo, que es lo que está mas al alcance de la mano. Cuando esto sucede, definitivamente es momento de tomarse un tiempo para ordenar el ropero y sacar lo que ya no se usa.

1

Mentalizarse

El primer paso es mentalizarse. Ordenar no es precisamente el mejor programa para un fin de semana, pero puede hacerte sentir muy bien una vez que finalices y es algo necesario, casi tanto como depilarse. En la preparación, es básico tomar bolsas, cinta, papeles y marcadores para rotular lo que se va a donar, etc.

2

Llamar a una amiga para que te ayude

Todo se hace más divertido en compañía, además una amiga con buen sentido crítico podrá ayudarte a decidir qué debes conservar y qué deshacerte. Para ello, saca todo de dentro del guardarropas, zapatos y accesorios incluidos y comienza a probarte frente al espejo, mientras tu amiga te va asesorando sobre que sí conserva y te empuja a decidir donar aquellas prendas que adoras pero que ya no están de moda o directamente no te entran. Para esto sigue el consejo del estilista neoyorquino Jess Zaino:

si no lo usaste en seis meses, si todavía tiene la etiqueta de la tienda, o se está volviendo amarilla o se está deshilachando, ¡bótalo!

3

Revisar los básicos

El momento de ordenar el guardarropas es ideal para hacer una revisión sobre las prendas básicas que se poseen y si no se tienen proponerse adquirirlas cuanto antes. Según Jess Zaino, los básicos son fundamentales en un buen guardarropas. Ellos incluyen: Una camisa blanca con botones, una remera ceñida al cuerpo, jeans oscuros, pantalones para ir a la oficina, sweater escote V, un vestido para ir al trabajo, un vestido negro, un vestido de cóctel, un blazer, un tapado de abrigo y un par de zaparos bajos para usar con todo tipo de prendas.

4

Seguir tu instinto

Si al probarte una prenda y verte frente al espejo te sientes hermosa y que te favorece, consérvala. Pero si te parece que te ves fatal, que no resalta tus virtudes y si marca ciertos defectos, dónala, no la conserves con la esperanza de tal vez algún día usarla, porque lo más seguro es que no la utilices jamás.

5

Clasificar tus accesorios

Clasificar los accesorios como ser cinturones, pañuelos, etc., hará mucho más sencillo escoger cuando te estás vistiendo apurada. Si los colocas todos entreverados en cualquier cajón, luego te será muy difícil encontrarlos. Para ello, puedes optar por colocar los pañuelos, chalinas, etc., separadas según su material o uso en cajas o bolsas; los cinturones colgados en un perchero en la parte interna de la puerta del placard, ordenándolos según su grosor y estilo.

Puntaje: 
Promedio: 5 (1 voto)