Cómo reducir la grasa abdominal

Cómo lograr un abdomen bello

Poseer la famosa tabla de lavar en la zona abdominal no es un privilegio de unos pocos, sino algo a lo que todos podemos acceder, eso sí, requiere de trabajo, constancia y disciplina.
Es fundamental trazar un plan de trabajo que tome en cuenta todos los puntos que deben ser contemplados. Básicamente hay tres puntos fundamentales que son: una buena alimentación, un adecuado plan de ejercicios y beber muchísima agua.
Cuando hablamos de ejercicio no nos referimos a hacer un millón de abdominales, eso no siempre es efectivo y muchas veces redunda en problemas cervicales y dolores de espalda.

Como siempre decimos es muy importante tomar en cuenta los casos individuales, no cualquiera está apto para realizar cualquier plan de dieta y ejercicios, de modo que si tenemos problemas de columna, corazón, riñones o algún trastorno muscular u óseo, es imperioso consultar al médico, antes de adentrarnos en cualquier plan de mejoramiento físico.

Los medicamentos para adelgazar o los planes de alimentación que matan de hambre, no son efectivos, sólo realizando los pasos naturalmente correctos, con dedicación y constancia se obtendrán los resultados ansiados en un plazo de tiempo relativamente corto. Con las pautas que se explicitan más abajo se puede lograr un abdomen firme y plano en unas 8 semanas de labor.

  • Plan de ejercicios aeróbicos
  • Como ya dijimos, no sólo son necesarios los ejercicios localizados en la zona abdominal, sino que es muy importante realizar actividad aeróbica cardiovascular, lo que favorece el funcionamiento de todo el cuerpo. La actividad aeróbica es la que logra quemar mayor cantidad de grasa acumulada.
    Lo mínimo requerido son 25 minutos de actividad aeróbica, 3 veces por semana, pero aquellos que quieran logar mayores resultados pueden extender el tiempo hasta 40 minutos. Los mejores ejercicios aeróbicos son correr o trotar, andar en bicicleta a buen ritmo, y las actividades de gimnasia tipo aeróbica como step, aerobox, etc.

  • Una correcta dieta
  • Sin duda que es de las cosas más importantes a tener en cuenta. Un plan de alimentación equilibrado es el mejor camino (incluir nutrientes, vitaminas y minerales). Se recomienda evitar las grasas, el alcohol, el exceso de dulces, las frituras, mucha carne roja y consumir más cantidad de frutas, verduras, pescado, pollo, lácteos, preferiblemente descremados, cereales y fibras.
    Es fundamental no comer en exceso un día y después hacer dieta tres días, seguir ese ciclo es dañino. Es importante alimentarse de forma balanceada y hacer 4 comidas al día, y entre comidas hacer colaciones que pueden ser frutas, yogures, queso magro, jugos de frutas con leche, cosas que alimenten, sacien el hambre y no aporten grandes cantidades de calorías y grasas.

  • Realizar ejercicios localizados en la zona abdominal
  • Esto se necesita para lograr tonicidad muscular. No es necesario dedicar infinitas horas a esta actividad, sino que con unos pocos minutos por día de practicar ejercicios localizados para cada grupo abdominal está muy bien, eso sí, debe ser todos los días, ya que es lo constante del ejercicio y no la gran cantidad de repeticiones lo que provee mayores resultados.
    Es fundamental que una vez alcanzados los resultados esperados se continúen practicando ejercicios abdominales localizados, para no perder la tonicidad alcanzada.

  • Tomar mucha agua
  • Es bueno para todos los aspectos de la vida, ya sabemos que nuestro cuerpo se compone en gran medida de agua. Beber dos litros de agua diarios nos ayuda a desintoxicar el organismo. Es importante tomar el agua alejada de las comidas, durante el ejercicio y de a pequeños tragos, no es bueno tomar muchísima agua de una sola vez.

Puntaje: 
Sin votos aún