Bailar twerking

Twerking o twerk, quiere decir bailar de forma provocativa en inglés. Implica sensuales movimientos de pelvis y de cadera, desde adentro hacia afuera, al ritmo de la música, manteniendo siempre las piernas semi flexionadas. Es muy similar al reguetón y se ha popularizado gracias a figuras como Beyoncé, Rihanna o Miley Cyrus.

Tiene influencias de las danzas africanas y en los Estados Unidos es parte de lo que se conoce como cultura hip – hop.

El twerking, al igual que otro tipo de danzas, constituye un ejercicio aeróbico que reporta múltiples beneficios para la salud. Y como sucede con el zumba, la danza árabe u otros ritmos, es una forma divertida y diferente de hacer actividad física, especial para aquellas que son más remolonas para la gimnasia tradicional.

Beneficios de bailar twerking

1 Fortalece las piernas

Al bailar con las piernas semi flexionadas y la cadera abajo, como si se estuviera haciendo una especie de sentadilla, los músculos de las piernas se fortalecen y se estilizan las piernas.

2 Tonifica y levanta los glúteos

Trabajar glúteos con ejercicios localizados en el gimnasio puede resultar muy tedioso, sobre todo para aquellas que no gustan del entrenamiento duro. Sin embargo, cuando se baila, se trabajan los glúteos de forma inconsciente, se endurecen, tonifican, redondean y levantan.

3 Trabaja la zona abdominal

Al igual que sucede con los glúteos y las piernas, el movimiento continuo de caderas, cintura y pelvis hace que trabaje la faja abdominal de forma inconsciente y divertida, tonificándola rápidamente.

4 Trabajo cardiovascular

El ejercicio cardiovascular tiene múltiples beneficios para la salud, además de favorecer la pérdida de peso (se queman, aproximadamente, unas 600 calorías en una hora de baile) y eliminar la grasa, fortalece el sistema cardiorrespiratorio y cardiovascular previniendo enfermedades cardiovasculares.

5 Reduce el estrés y contribuye a prevenir el insomnio y los trastornos del sueño

El ejercicio físico favorece la liberación de endorfinas, hormonas asociadas con la sensación de bienestar que reducen la ansiedad y el estrés. Además la actividad contribuye a que se libere la energía acumulada, se saque para fuera a través del baile la ira y carga negativa diaria, el cuerpo se fatiga y ello conduce a un mejor descanso, más relajante y reparador.

6 Mejora la postura y coordinación

Las clases de twerking requieren de unas determinadas posturas, coordinación y sincronización de movimientos al ritmo de la música, que llevan a que se logre menear y disociar las diferentes partes del cuerpo de un modo rítmico y gracioso.

7 Mejora el tono de la zona perineo

El movimiento pélvico favorece la tonificación de la zona del perineo lo que reduce los cólicos menstruales, mejora la estructura para futuros partos (al igual que los ejercicios de kegel) y reduce los síntomas de la menopausia.

8 Mejora la autoestima y la sociabilidad

Realizar un ejercicio que tonifica y esculpe el cuerpo, hace que una se sienta mejor consigo misma, más atractiva y segura. Además este tipo de clases, favorecen el contacto, la conversación, la risa y ello lleva a mejorar las relaciones sociales.

Este baile está tan a la moda, que en la reciente gala de las “100 personas más influyentes por la revista Time”, la cantante Jennifer López se lució bailando un twerking muy caliente que dejó a más de uno sin aliento.

Puntaje: 
Sin votos aún