Limpiar horno

Limpiar el horno es una de las tareas menos agradables en lo que a la limpieza de la cocina en general respecta. Cuando cocinamos en él, los alimentos salpican, se vuelcan, el contenido se quema y se pega. Además como es una tarea desagradable, generalmente, se va postergando, lo cual favorece la acumulación de grasa que luego resulta mucho más difícil de quitar.

Afortunadamente existen productos naturales que solemos tener en casa como limón, sal, bicarbonato de sodio o vinagre, que facilitan mucho esta tarea.

1 Vinagre

El vinagre de alcohol es uno de los grandes aliados en la limpieza del hogar. Es económico, sirve para diversos usos y puede ayudarnos a salir rápido de un apuro cuando no contamos con un producto específico para limpiar el horno. Colocar el vinagre dentro de un pulverizador y pulverizar con él la parte interna del horno. Cerrar, encender y calentar a una temperatura de unos 120º durante unos 15 minutos. Dejar enfriar y pasar un trapo para quitar los restos de grasa y suciedad que se ha ablandado.

2 Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio en combinación con vinagre blanco de alcohol funciona a la maravilla. Primero pulverizar las paredes internas del horno con el vinagre y proceder a calentar como se indica en el paso anterior. Posteriormente humedecer un paño limpio con bicarbonato de sodio y luego rociar con vinagre, se forma una espuma efervescente y con ella se limpia el horno y queda perfecto.

3 Limón

El jugo de limón es el desengrasante natural por excelencia, de hecho muchísimos detergentes lo contienen entre sus ingredientes. Pero si en casa no se cuenta con ningún desengrasante químico, una opción es cortar unos limones a la mitad, exprimirlos y colocar el contenido dentro de un recipiente metálico en el interior del horno. Encender a unos 250º y dejar actuar durante 30 minutos. Luego de ese tiempo, retirar el recipiente y proceder a limpiar las paredes con un trapo húmedo.

4 Sal

Disolver 250 gramos de sal en ½ litro de agua y colocar en un pulverizador. Pulverizar con el preparado las paredes del horno, focalizándose en las zonas más sucias o manchadas. Dejar actuar unos 20 minutos y enjuagar con agua. Para finalizar, empapar un paño con vinagre blanco de alcohol y retirar cualquier residuo restante.

5 Bicarbonato de sodio, sal y vinagre juntos

Mezclar en un recipiente una taza de agua, una taza de sal, una taza de bicarbonato de sodio y formar una pasta. Con la ayuda de una esponja o trapo, esparcir la mezcla por el interior del horno. Encenderlo a una temperatura elevada y dejar por unos 20 minutos para que los ingredientes actúen aflojando la grasa y restos de comida pegados en las paredes. Apagar y esperar a que enfríe. Con un paño humedecido en vinagre, retirar los residuos del interior del horno. Enjuagar y repetir hasta que el trapo salga totalmente limpio.

Tips para que el horno no se ensucie en exceso

Que el interior del horno no se ensucie es imposible, para ello lo mejor sería no usarlo. Por ello, lo ideal es seguir algunos sencillos pasos para que no se ensucie tanto y después sea más fácil limpiarlo.

  • Utilizar bolsas para horno o papel de aluminio para cubrir las preparaciones que se ponen en el horno, impidiendo así que se salpiquen las paredes.
  • Inmediatamente que se termina de cocinar, esperar unos minutos para no quemarse y con el horno aún caliente, pasar un trapo humedecido con vinagre para retirar los restos aún blandos y no dejar a que se endurezcan, se sigan quemando y sea mucho más complejo quitarlos.
Puntaje: 
Sin votos aún