El bebé en incubadora

La incubadora funciona como una especie de útero artificial, otorgando el ambiente recomendable para el neonato.

Funciones de la incubadora

  • Control de la temperatura
  • La incubadora posee un sensor que mide la temperatura corporal del bebé. Cuando la temperatura del mismo es inferior a los 36º, emite calor para que la temperatura sea la adecuada. Además detecta si el bebé tiene fiebre.

  • Aislamiento
  • La incubadora constituye un espacio aislado cuyos filtros retienen el polvo y alergenos ambientales e impiden el ingreso de los gérmenes.

  • Control del peso
  • La incubadora tiene incorporada una balanza que permite registrar continuamente el peso del bebé y ver su evolución, sin necesidad de estarlo moviendo.

  • Control de la humedad
  • El control de la humedad del ambiente del neonato es fundamental para evitar la deshidratación. Por ello, la incubadora posee sensores de la humedad que cuando está baja activan los humificadores del ambiente.

  • Monitorización
  • Las funciones vitales del bebé son monitorizadas permanentemente. El ritmo cardíaco, la actividad cerebral y la frecuencia respiratoria.

  • Luz ultravioleta
  • Esta luz sirve para activa la vitamina D (previene el raquitismo) e inactivar la ictericia.

  • Suplemento de oxígeno
  • En caso de ser necesario el oxígeno para el bebé, la incubadora permite un ambiente rico en oxígeno sin necesidad de colocar una mascarilla, que no es lo ideal en neonatos.

¿Por qué se usa la incubadora?

La incubadora es usada, fundamentalmente, para dar los cuidados intensivos a los recién nacidos con bajo peso (menos de 2.500 kilogramos), que es la principal característica de los bebés prematuros.

Pero no todos los recién nacidos con bajo peso son prematuros, sino que hay distintos factores que intervienen en el peso del feto durante la gestación. Entre ellos están: Edad de la madre, problemas de salud (hipertensión, anemia, infecciones) estado nutricional, hábitos (consumo de alcohol, drogas, tabaquismo), estrés, etc.

Si bien la incubadora está destinada en primera instancia para los bebés de bajo peso y prematuros, es usada también en bebés de peso normal pero que necesitan, por alguna razón, cuidados especiales como ser en caso de infecciones graves.

Una de las principales causas por las que se coloca al bebé en la incubadora, es la dificultad de algunos bebés recién nacidos para mantener la adecuada temperatura del cuerpo (entre 36 y 37º).

En qué casos se usa la incubadora:

  • Falta de madurez pulmonar
  • Problemas en el sistema de termorregulación, que impide que el bebé mantenga la temperatura corporal
  • Fragilidad de los huesos y debilidad del tono muscular
  • Disminución de los reflejos de succión, lo que tiene como consecuencia una alimentación escasa
  • Inmunodeprimidos
  • Carencia del desarrollo neurosensorial y cognitivo
Puntaje: 
Sin votos aún