Los amarres de amor

Se ha dicho infinidad de veces que en el amor vale todo o que todo lo que se haga por amor es válido y bienvenido, sin embargo ¿qué tan justificado está, en nombre del amor, apoderarse de la voluntad de otra persona?

Toda ruptura amorosa trae consigo una serie de sentimientos y pensamientos tristes y negativos a los que la persona se resigna en una etapa conocida como duelo.

Aceptar que el amor terminó es una decisión difícil de asimilar, hay quienes lo hacen mejor que otros, hay quienes aceptan lo que el destino les depara y hay otros que no se resignan a perder lo más querido y son capaces de todo con tal de recuperar a la persona amada, hasta de recurrir a la brujería.

El amarre

El amarre en sí, es el hechizo a través del cual se obliga a alguien a querer a otro. Este hechizo se logra a través de la utilización de energía del bajo astral y es ejecutado por brujos de magia negra, los que se basan en tres elementos básicos:

  • Dominio mental.
  • Dominio psicológico.
  • Dominio espiritual.

Los dos primeros hacen referencia al dominio que debe tener el hechicero sobre sus propios miedos, y el tercero, al control que debe tener sobre espíritus inmundos y demonios. Solo de esta manera, el brujo estará en condiciones de llevar la magia a buen puerto.

La realización del amarre se inicia con la invocación del hechicero a espíritus y demonios, quienes serán sus aliados en la tarea de apoderarse del alma de la víctima. En este preciso instante, la persona objeto del amarre no es consciente de que está siendo afectado por magia alguna. Solo con el transcurrir de los días, la víctima volcará todos sus sentimientos hacia el cliente del hechicero, convirtiéndose en un ser sin criterio ni voz propia en la relación. Hará todo lo que su pareja diga, perdiendo por completo su voluntad.

Síntomas del amarrado

  • Mareos.
  • Ataques de ansiedad.
  • Pensar y soñar con la persona que hizo el amarre.
  • Insomnio.
  • Dolores de cabeza.
  • Adelgazamiento.
  • Obsesión por estar cerca de la persona que hizo el amarre.
  • Conflictos internos.
  • Depresión.

Cuidado con las estafas

Un amarre efectivo no lo puede realizar cualquier persona que se haga llamar brujo o curandero, por tal motivo, trabajos de este tipo son muy costosos y es difícil hallar a un verdadero especialista.

Por el lado de la víctima, cuando esta se ha dado cuenta de que ha sido objeto de un hechizo de este tipo, lo más recomendable es acudir a un hechicero que sea capaz de anular este amarre amoroso, pero ese ya es otro ritual.