Personas compatibles

La compatibilidad de la pareja es, al igual que la búsqueda de la felicidad, un objetivo vital que se persigue de forma constante pero en abstracto, sin pararnos a pensar qué significan esos conceptos para nosotros como seres únicos e irrepetibles.

Resulta cuando menos sorprendente, reflexionar sobre la perfección de la máquina que compone el cuerpo y el -absolutamente complejo- cerebro humano y la multitud de carencias que presentamos los seres humanos, principalmente en el ámbito emocional.

Sin entrar en demagogias y clichés en términos de felicidad, compatibilidad sentimental y relaciones humanas, la experiencia personal modifica muchos hábitos aprendidos y heredados y, a través de un arduo camino de reflexión y análisis, se logra establecer hechos que resultan bastante objetivos.

Es evidente que la persona que somos en los años de la época adolescente, es completamente diferente a la persona en la que nos vamos convirtiendo a medida de las décadas se acumulan en nuestro diario de vida. Experiencias, vivencias, situaciones, entorno… van modificando, complementando, adoptando y eliminando creencias, valores y búsquedas, convirtiéndonos- y ojala sea así- en seres en constante crecimiento.

En términos de pareja resulta muy complejo establecer criterios cerrados de compatibilidad, si entendemos por compatibilidad el hecho de encontrar un compañero/a de camino que nos aporte aquellas cualidades de las que carecemos y sea capaz de fomentar aquellas virtudes de las que disponemos. Sin embargo, es cierto que existen personas con las que realmente no se establecen vínculos ya que, en esencia, los deseos, anhelos, gustos y preferencias, son tan dispares y opuestos, que sería absurdo intentar una relación cuando en la base, no existen coincidencias.

El resto de las circunstancias que van fomentando la compatibilidad de las parejas, entran en el entorno y vivencias, particulares de cada relación, pero no cabe ninguna duda que la base debe ser coincidente para tener un sólido punto de partida.

De nuevo la astrología en su profunda complejidad de alineación planetaria, nos aporta algunas claves que -con carácter general- han venido repitiéndose y han dotado a los astros de la capacidad de ostentar un alto poder de relevancia en términos de relaciones humanas. La compatibilidad que establece la astrología está basada en las características comunes, explícitas o implícitas, que se repiten en los diferentes signos del zodíaco. Distribución y alineación planetaria conjugada con ascendentes que aportan rasgos comunes a los signos del zodiaco y hacen que las personas partan de una base con rasgos, valores y creencias comunes, lo que sin duda es un gran paso para la compatibilidad.

Necesidad y compatibilidad, conceptos vinculados en las relaciones de pareja

No cabe ninguna duda que la atracción se produce entre personas que encuentran en el otro el camino hacia el aprendizaje y la adopción de lecciones de vida necesarias para vivir.

La personas compatibles entre sí, no conforman cuentos de hadas, sino que es la mejor forma de lograr un espejo en el que encontramos aquellas cosas de nosotros mismos que no somos capaces de ver y nos complementamos con el otro en las cosas que no forman parte de uno.

Puntaje: 
Sin votos aún