La infidelidad por Internet
Fotocortesía de usatoday.com

Según el especialista en nuevas tecnologías Yannick Chatelain, quien conjuntamente con el psicólogo Loick Roche, publicó el libro In bed with the web; Internet es una de las vías más frecuentes de infidelidad en la pareja.

Loick Roche explica al respecto:

La infidelidad ha existido siempre, pero Internet facilita las cosas, desinhibe y permite pasar del secreto virtual a la realidad

Esta práctica es común en personas de 35 a 45 años, en apariencia cansadas de la vida conyugal y con deseos de experimentar”, señala el psicólogo.

Internet da la ilusión afrodisíaca de ser todopoderoso, algo similar a lo que ocurre con el alcohol en las fiestas de adolescentes, que funciona como un desinhibidor, y tiene la ventaja de que es más sencillo que seguir a alguien que nos sonríe en la calle

Son varios los aspectos que facilitan la infidelidad en Internet:

  • Es mucho más fácil establecer una conversación con alguien a través de Internet que en persona. Esto porque es tan simple como dar clic para conectarse en un chat y empezar a escribirse con alguien
  • El anonimato de la red facilita mucho las cosas, especialmente para aquellas personas introvertidas y con problemas de relacionamiento. Tras el anonimato se establecen relaciones virtuales en las que enseguida se comienzan a contar intimidades que van dando paso a nuevas confidencias
  • El secreto y el misterio que tiene el hablar a través de la red, le da un condimento importante a la infidelidad virtual

Algunas señales de que él pude ser un infiel virtual:

  • Modifica sus horas de sueño (se acuesta más tarde o levanta más temprano) para estar durante más tiempo en la computadora
  • Al estar frente a la computadora ignora lo que pasa a su alrededor, desatendiendo inclusive sus obligaciones de padre
  • Se pone muy celoso de su tiempo y su intimidad frente a la computadora. Cunado alguien se acerca minimiza ventana o cierra la ventana en la que estaba. Cambia sus claves de acceso a sus cuentas, etc.
  • No demuestra interés en el sexo. Esta es una clara muerta de que algo no va bien en la pareja; puede que no sea necesariamente una infidelidad virtual o real, pero es una señal de peligro

Claro que estas señales son generalidades y no necesariamente quieran decir que el otro nos está siendo infiel. Simplemente son aspectos a tener en cuanta y para estas alerta.

Una diferencia sustancial entre una infidelidad real y una virtual, es que en general los hombres cuando tienen una aventura real, la misma se basa exclusivamente en algo pasional, carnal. En cambio a través de Internet, se ponen en juego otras cosas. Conocen a alguien y comienzan a chatear, a intercambiar experiencias, intereses, alegrías, tristezas; muchas veces la otra se vuelve una especie de paño de lágrimas de él y de su miserable vida. Entonces entran en juego los sentimientos, las emociones y puede haber enamoramiento, pese a que no se conozca a la otra persona en vivo y directo. Esto puede llevar a encuentros reales, los que se dan entre en un 15 y 20 % de los casos. Pero afortunadamente para aquellos a quienes les están siendo infieles, los encuentros reales suelen ser muy decepcionantes para los amantes virtuales y en pocas ocasiones se transforman en relaciones duraderas.

Puntaje: 
Sin votos aún