Canasta de Navidad

Una canasta de Navidad es un bonito obsequio que puede personalizarse y adaptarse a los gustos de quien la recibe.

Llega la Navidad y con ella los regalos. La canasta navideña es un obsequio característico que suele entregarse en las empresas a los empleados, sortearse en comercios entre los clientes o simplemente una atención especial para alguien. Si bien pueden comprarse canasta ya hechas en comercios, también pueden realizarse en casa, de modo que, además de ahorrar dinero, se arman según el criterio personal, teniendo en consideración a su vez los posibles gustos del receptor.

1 Elección de la canasta

La canasta de mimbre puede comprarse en un bazar de artesanías. Pero, si se tienen destrezas manuales y ganas, se puede elaborar una en casa usando papel de periódico y cola vinílica. Se parte por fabricar un falso mimbre, luego se barniza y finalmente se pinta. Es importante tener en cuenta la cantidad y tamaño de los productos que se colocaran dentro de la canasta, para escoger el tamaño de ésta. Si se elige una canasta demasiado grande y los objetos son pocos o pequeños, quedarán como pérdidas en el espacio.

2 Cómo acomodar los productos dentro de la canasta de Navidad

Para que los productos no se pierdan dentro de la canasta, es importante colocar relleno. El mismo puede elegirse según el caso. Por ejemplo, si se trata de una canasta para dama con aceites y sales aromáticas, se puede usar popurrí, pétalos de flores o aserrín perfumado. En otros casos para economizar y hacer un colchón que contenga los obsequios, se puede recurrir al papel de seda o celofán cortado en finas tiras y acomodado adecuadamente. Los presentes más grandes se colocan en la parte trasera de la canasta y los más pequeños delante.

3 Canastas clásicas

Las canastas de Navidad clásicas suelen contener alimentos y bebidas típicas como vinos, champagne, turrones, budines, panettone, etc. Para darle un toque casero y personal se puede optar por incorporar algún licor hecho en casa como el limoncello, por ejemplo, envasado en una linda botella decorada con motivos navideños. También se pueden agregar galletas, frutas glaseadas o turrones caseros que no son difíciles de preparar y pueden presentarse en un bonito envoltorio de papel celofán.

4 Canastas personalizadas

La canasta puede ser temática y personalizada. Por ejemplo, si el agasajado es un fanático del cine podrías incluir películas, lentes 3D, palomitas de maíz, entre otras cosas relacionadas al sétimo arte. En cambio, si el receptor es un aficionado a la cocina, se podrían incorporar manoplas para sujetar las asaderas calientes, delantal, gorro y algunas especias exóticas. Para una mujer que se cuida y gusta del relax, se puede preparar una canasta con sales minerales y aceites aromáticos, esponjas vegetales, jabones artesanales, etc.

5 Envoltorio de la canasta

Para terminar con la canasta, es necesario realizar el envoltorio de la misma con un bonito papel celofán transparente que permita apreciar lo que está dentro. Adicionalmente, se recomienda cerrarla con una cinta de color rojo, dorado o con motivos navideños, lo que le dará ese toque elegante y distintivo. Y, para terminar, es opcional adjuntar una tarjeta navideña, sea en la parte superior como en la parte frontal de mayor visibilidad de la canasta navideña.

Puntaje: 
Promedio: 1 (1 voto)