Productos de limpieza - Prevención durante el embarazo
Foto cortesía de Kevin McShane - Flickr.com

Las mujeres embarazadas siguen con su vida normal y activa durante todo el embarazo, a menos que exista alguna indicación médica de reposo. Entre las actividades cotidianas, están incluidas las tareas domésticas y la limpieza de la casa.

Es así, que muchas veces se pueden ver expuestas a productos de limpieza, insecticidas, etc. que contienen sustancias químicas que pueden resultar nocivas para el bebé que se está desarrollando en su vientre.

Si bien no existe evidencia, ni estudios científicos serios que indiquen que el contacto con alguna de las sustancias presentes en los productos de limpieza para el hogar pueden dañar al bebé, si hay información que vale tener presente:

  • Estudio francés publicado en el Diario Ocupacional y Ambiental
  • Este estudio halló que el contacto durante el embarazo con insecticidas usados dentro del hogar o en el exterior (jardín), se asocia con un riesgo más alto de padecer leucemia infantil. Sin embargo, hacen falta investigaciones más amplias y exhaustivas para llegar a determinar la veracidad de esto.

  • Estudio de científicos del Instituto Teletón de Salud Infantil de Perth
  • Peter Sly, estudiante de la Universidad de Australia Occidental en colaboración con el Instituto Teletón de Salud Infantil de Perth, indicaron los riesgos de la utilización de productos de limpieza como aerosoles y limpiahornos durante el embarazo. Además, según una investigación británica realizada sobre aproximadamente 14000 mujeres embarazadas, existe peligro de que los fetos expuestos a productos químicos dentro del vientre, manifiesten un deficiente funcionamiento pulmonar hasta alrededor de los 8 años. También hay datos que relacionan la exposición a productos tóxicos con un incremento del asma y las alergias infantiles.

Algunas sugerencias y recomendaciones a tener en cuenta a la hora de utilizar productos de limpieza o insecticidas durante el embarazo:

  • Utiliza en espacios ventilados los productos de olor fuerte o que desprensan vapores
  • En lo posible no usar aerosoles ni insecticidas. Solicitar que alguien más lo haga y mantenerse alejada del lugar y volver a ingresar una vez que éste se haya ventilado correctamente. Si se aplican insecticidas en la cocina, cerciorarse luego de que todas las zonas donde se preparan los alimentos, así como los utensilios de cocina no han sido alcanzados por ellos
  • Al realizar jardinería, por ejemplo, evitar los insecticidas o los plaguicidas porque contienen sustancias tóxicas perjudiciales y utilizar ropa y guantes que protejan de posibles agentes peligrosos
  • No mezclar jamás con hipoclorito ni amoníaco, ni detergente ya que juntos despiden gases tóxicos cuya aspiración puede resultar muy riesgosa
  • Evitar los limpiadores de hornos, los solventes limpiadores y los productos con componentes químicos volátiles
  • Evitar el uso de triclosán un producto antibacterial que puede traspasar a la leche de la madre una vez aspirado y posteriormente al bebé
  • Utilizar siempre guantes de goma para proteger las manos del posible contacto con sustancias dañinas
  • Utilizar en esta etapa únicamente los repelentes de insectos aconsejados para niños
  • Elegir productos de limpieza naturales o recurrir a la ayuda de alguien más para la limpieza más pesada y la utilización de productos peligrosos, pueden ser alternativas validas durante el embarazo

Conclusión

Con respecto a la utilización de productos tóxicos en el embarazo, por más banal que parezca, hay que recordar aquella famosa frase: “Más vale prevenir que curar”. Ya que cuando se trata del cuidado, la seguridad y el bienestar del bebé que está creciendo y desarrollándose dentro del útero, todas las precauciones son pocas. Así que ninguna medida es extrema u obsesiva cuando de protegerlo se trata, a fin de cuentas él es ahora lo más importante en el mundo.

Puntaje: 
Promedio: 3 (1 voto)