Blanqueamiento

El blanqueamiento dental es un proceso mediante el cual se quitan las manchas de los dientes, se mejora su color y se deja los dientes blancos.

Dicho proceso es muy utilizado en la actualidad con fines estéticos, debido a que la dentadura es uno de los elementos más observados del rostro y lamentablemente cambia su color con el paso de los años y el uso de algunas sustancias como: Cigarillo, mate, café, bebidas gaseosas y algunas frutas o verduras.

El mercado del blanqueamiento dental se divide básicamente en cuatro categorías:

  • Aplicación profesional en el consultorio dental
  • Aplicación personal en el hogar de productos recetados por el odontólogo
  • Productos dentales consumidos por cuenta de los pacientes
  • Tratamientos fuera del consultorio dental, no aprobados

¿Por donde se comienza?

Cualquier tipo de tratamiento que se realice, debe estar precedido de una consulta al dentista, quien recomendará el tratamiento más eficaz en cada caso.

Aquellos grupos a los que se aconseja no realizar un blanqueamiento de dientes son:

  • Embarazadas y mujeres en período de lactancia
  • Pacientes con prótesis fijas
  • Jóvenes menores a 12 años
  • Pacientes con problemas dentales graves

Para realizar un blanqueamiento dental, la salud bucal debe ser buena y cumplir con algunos requisitos como:

  • Dientes limpios
  • Encías sanas
  • Ausencia de infecciones y caries

Tratamientos para todos

Podemos diferenciar los tratamientos realizados en el consultorio, de aquellos realizados en el hogar; sin duda, los primeros acarrean resultados seguros y eficaces.

Blanqueamiento dental en el consultorio

  1. Sillón de Blanqueamiento
  2. Uno de los tratamientos más antiguos y practicados por los dentistas en su consultorio, es el llamado Sillón de Blanqueamiento; el cual consta de un procedimiento personalizado que utiliza un agente blanqueador sobre la dentadura, y la protege oportunamente con gel y protector de caucho.

  3. Blanqueamiento con Láser
  4. Otro de los tratamientos realizados en el consultorio dental, es el Blanqueamiento con Láser, que también utiliza una sustancia química sobre los dientes y agrega la acción de una luz ultravioleta, que activa dicho componente y maximiza los resultados.

    Ambos tratamientos requieren más de una visita al dentista, la cual puede durar entre 30 minutos y una hora.

Blanqueamiento dental en casa

Nunca es una buena solución automedicarse, por lo tanto, cualquier producto que usted desee utilizar deberá ser aprobado por su dentista.

La mayoría de los productos blanqueadores, incluso aquellos que utilizan los dentistas en sus tratamientos, contienen Peróxido de Hidrógeno, una sustancia con gran poder de blanqueamiento, presente en los cosméticos en forma de Peróxido de Carbamida (Peróxido de Hidrógeno+Urea) y capaz de realizar cambios de color sobre los dientes.

Se trata de una sustancia que puede ser muy peligrosa para la salud, por lo tanto se utiliza en dosis muy pequeñas en los productos.

Entre los productos más usados en el hogar encontramos:

  • Gel blanqueador
  • Se aplica sobre la dentadura y se utiliza con protector bucal para dejarlo actuar, suele ser recetado por el dentista.

  • Tiras blanqueadoras
  • Se trata de una especie de cinta adhesiva que se coloca sobre los dientes y se disuelve luego de actuar.

  • Dentífrico blanqueador
  • Son pastas dentales de acción abrasiva que ayudan a blanquear los dientes de manera cotidiana.

Efectos secundarios

Según la Asociación Dental Americana, algunas de las consecuencias derivadas del uso de productos blanqueadores pueden ser:

  • Irritación de la boca y las encías
  • Aumento de la sensibilidad bucal
  • Daño en el esmalte de la dentadura
Puntaje: 
Promedio: 5 (1 voto)