La cabeza del bebe
Flickr.com

El tamaño de la cabeza del bebé es uno de los apartados importantes que se deben mantener con especial cuidado desde el nacimiento, pues forma parte de los parámetros medidos en las tablas de crecimiento de los niños, las que tienden naturalmente a medir el completo y normal desarrollo de los niños desde los 0 años de vida a los 18 años, cuestión que hace posible descartar cualquier anomalía, y en su caso contario, hace factible el tomar las medidas pertinentes para subsanar algún problema en el tiempo de gestación.

Habitualmente en los controles de los bebés se suele medir el perímetro craneal, con la intención de verificar si éste se encuentra en completo y normal desarrollo de acuerdo a la edad que se observa o mida, así llegamos a dos términos que marcan una clasificación del perímetro del cráneo, la microcefalia y la macrocefalia.

La llamada microcefalia consiste en una desviación del perímetro craneal del bebé respecto de los estándares definidos en las tablas de crecimiento. Cuando ocurre esto, se denota un cerebro de pequeñas dimensiones, aunque hay que distinguir entre la microcefalia primaria y secundaria.

La microcefalia primaria consiste en el desarrollo incompleto del cerebro, por lo que a nivel embrionario ocurrieron problemas, los cuales podrían haber tenido origen cromosómico, genéticos o por patologías ambientales. La microcefalia secundaria es aquella en que el cerebro si completó su desarrollo, pero aún así por distintos factores como una alteración del crecimiento evolutivo o por diversas enfermedades sistémicas.

A contrario de la microcefalia, la macrocefalia consiste en un aumento anormal del perímetro craneal, el que posee más de dos desviaciones de la estándar contemplada en las tablas de crecimiento. Acá las causales van desde el exceso de líquido cefalorraquídeo, aumento del tamaño del cerebro y engrosamiento de la calota craneal.

Sintomatología de la alteración del perímetro craneal del bebé

A pesar de no existir certeza de la evidente macrocefalia o microcefalia que afecta al bebé, existen ciertos síntomas de la macrocefalia o microcefalia, que marcan una pauta clara para los padres, por lo que conviene tener en cuenta lo siguiente:

  • La cabeza es 2 cm más grande que el tórax en el bebé, lo que debería regularizarse conforme crece el niño
  • Se desvían los ojos hacia abajo
  • Se denota una mayor irritabilidad
  • Hay presencia de vómitos

Consideraciones

Se debe tener presente que de cualquier forma, no se puede hablar de "síntomas" de micro o macrocefalia propiamente tal, pues no funciona como una gripe o alguna enfermedad, por esta razón comúnmente se deben respetar las visitas al médico para los controles programados con el bebé desde el primer día del nacimiento, de esta forma se puede verificar fácilmente si ocurre o no alguna anomalía con el bebé o no en su completo y normal desarrollo.

También se relaciona habitualmente a la macrocefalia, y la microcefalia, con el retraso mental, mientras que como causales de esta anomalía se menciona a la hidrocefalia (cerebro agrandado) o algún tipo de trastorno como el enanismo, la neurofibromatosis o la esclerosis tuberosa.

Puntaje: 
Sin votos aún