La hipoacusia infantil, es una deficiencia sensorial que se produce cuando se daña el oído externo, medio o interno. Uno de cada mil niños nace con hipoacusia, que es la disminución o pérdida auditiva permanente.

Causas prenatales:

  • Infección durante el embarazo. Las mas comunes son: Toxoplasmosis, rubéola, herpes, sífilis y VIH
  • Hábitos tóxicos en la madre como por ejemplo, el consumo de alcohol, drogas o tabaco
  • Factores hereditarios
  • Inconvenientes durante el trabajo de parto
  • Síndrome de down
  • Bebés prematuros, con hiperbilirrubina o que hayan padecido sufrimiento fetal

Causas postnatales:

  • Tras una infección
  • Luego de una meningitis. Es responsable de aproximadamente el 9 por ciento de la hipoacusia infantil
  • Debido a un golpe fuerte en la cabeza
  • A raíz de determinadas medicinas

Síntomas:

  • Respuesta nula a cualquier tipo de sonido
  • Retraso en el desarrollo del lenguaje
  • Los niños de 1-2 años no pueden unir dos palabras como “mamá o papá”
  • El bebé no produce balbuceo
  • El niño solamente responde cuando ve el rostro de quien le habla

El diagnóstico precoz es fundamental para que el cuadro no se agrave y se pueda revertir el mayor porcentaje de daño. Nunca resulta fácil diagnosticar a un bebé, pero hay señales que lo facilitan. El médico debe estar atento si:

  • El niño no está interesado en los juguetes que hacen ruido
  • Retraso en el lenguaje en niños más grandes (15 meses en adelante)
  • No presta atención a aquello que se encuentra fuera de su ámbito visual
  • Procesos infecciosos crónicos del oído
  • El bebé es sumamente tranquilo
  • Frecuentes resfriados, ronquido nocturno, respiración por la boca
  • Retraso en el aprendizaje escolar

Tipos de hipoacusia:

  • Leve: Es aquella que se presenta cuando alguien habla en voz baja al haber ruido en el ambiente y no se escucha
  • Moderada: Las dificultades surgen cuando se habla con un tono de voz normal
  • Grave: solamente se oye cuando se grita o a través del uso de un dispositivo

Tratamientos disponibles:

  • Implante coclear: Logra estimular las terminaciones nerviosas que van desde el nervio auditivo hasta el cerebro. Se utiliza cuando la sordera es muy avanzada. El implante puede colocarse a partir de los dos años. El seguimiento profesional debe ser constante
  • Psicológico: Es conveniente que los padres y el niño sordo, realicen una entrevista de apoyo al recibir el diagnóstico y que ambas partes puedan asimilar y adaptarse a esta realidad por el bien del menor
  • Social: La integración de los niños sordos debe ser inmediata y debe darse de modo natural. Cuanto antes se logre esto, menos complejos y problemas psicológicos tendrán

Datos de interés:

Según información del Centro Médico Teknon, Barcelona, España:

  • Uno de cada cien nacidos presenta hipoacusia, siendo severa en uno de cada 750 casos
  • Un 40 por ciento de los niños menores de cinco años presenta episodios de otitis serosa
  • Los programas de detección precoz instaurados en casi todos los países son de vital importancia para el tratamiento y prevención de la evolución de la enfermedad
  • Actualmente, la tecnología disponible y los avances existentes hacen que un niño con hipoacusia puede adquirir el lenguaje, desarrollarse de una manera normal y pueda integrarse favorablemente en la sociedad
Puntaje: 
Promedio: 3 (1 voto)