Composición computarizada del Rotavirus
Foto cortesía de Graham Colm

El rotavirus en bebés es el principal causante de diarrea severa, más de la mitad de las internaciones con cuadros de diarrea y deshidratación son a consecuencia del rotavirus. Es un virus extremadamente contagioso, que ingresa al organismo por vía oral-fecal, afectando fundamentalmente el tracto gastrointestinal.

El contagio se produce al entrar en contacto con algo contaminado (heces, pañal, agua, comida, juguetes, por ejemplo) y al llevarse los dedos a la boca. Se estima que la mayoría de los niños lo contraerán antes de cumplir los dos años, aunque los más vulnerables son los niños de entre 6 y 18 meses. El contagio es más frecuente en el invierno o en la primavera, aunque puede aparecer en cualquier época del año.

Un niño que tiene diarrea, puede llegar a eliminar 1.000 millones partículas de rotavirus por cada gramo de heces y para que otro niño se contagie, es suficiente con 100, por lo tanto 1 sólo gramo es sumamente peligroso.

El período de incubación de la infección dura entre uno y tres días, antes de que aparezcan los síntomas y a partir de ahí ya puede producirse el contagio, al igual que hasta pasadas dos semanas después que estos hayan desaparecido.

La primera infección con este virus es la más agresiva, la segunda (si es que la hay) ya será menos severa y la gravedad irá disminuyendo a medida que el niño se vaya exponiendo reiteradamente al virus.

En Latinoamérica, 1 de cada 5 niños con rotavirus requiere asistencia médica, 1 de cada 25 requiere internación, y 1 de cada 300 presenta riesgo de muerte.

Síntomas del Rotavirus

  • Diarrea líquida (de 10 a 20 deposiciones en 24 horas)
  • Náuseas y vómitos
  • Fiebre

La fiebre y las náuseas suelen desaparecer en algunos pocos días, en tanto la diarrea puede extenderse hasta por siete días.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza mediante el cuadro clínico (síntomas) y el análisis de las deposiciones y de inmediato se sabe si el resultado es negativo o positivo.

Tratamiento

No existe un tratamiento específico contra el Rotavirus, lo que se hace es tratar los síntomas: Abundantes líquidos para reponer los perdidos, incluso se puede recurrir a sueros orales que además aportan sales minerales y antitérmicos para bajar la fiebre.

En casos de deshidratación es necesaria la internación para reponer líquidos mediante la administración de suero por vía intravenosa.

Complicaciones

Uno de los principales riesgos de la infección por rotavirus, es la deshidratación del niño por la pérdida abundante de líquidos en las deposiciones y los vómitos, que en casos extremos puede causar la muerte.

Síntomas de deshidratación en el niño

  • Ausencia de orina por más de 5 horas (en los bebés se constata cuando no mojan los pañales en los niños más grandes si van a orinar o no)
  • Llorar sin lagrimas
  • Boca y lengua secas
  • Ojos hundidos y sin brillo
  • Estár aletargado, excesivamente tranquilo
  • Estár irritable

Prevención y vacuna para Rotavirus

Hay dos vacunas que protegen a los niños de la infección por rotavirus: La monovalente y la pentavalente. La vacunación disminuye hasta en un 70% la muerte por diarrea consecuencia de la infección por rotavirus. Pero otras medidas preventivas son extremar la higiene de manos luego de ir al baño y antes de comer.

Puntaje: 
Sin votos aún