Mantener a los bebés seguros dentro de sus cunas

Un estudio publicado recientemente en la revista Pediatrics que analizó los casos de lesionados no fatales en las salas de emergencia, señala que la cantidad de niños pequeños (fundamentalmente de entre 1 y 2 años) que caen de sus cunas es, aproximadamente, de 10.000 al año.

Pese a estos datos, la cifra de lesionados ha disminuido progresivamente en las últimas décadas y los investigadores creen que la prohibición de la cuna Drop-side cribs (a partir de junio de 2011 se prohíbe la fabricación y venta de este tipo de cunas en los Estados Unidos, ya que al menos 32 niños han muerto en los últimos 10 años al quedar atrapados entre los barrotes de la cuna y el colchón) favorecerá que este número disminuya aún más.

El autor principal del estudio el Dr. Gary Smith, director del centro de investigación de la lesión y política en el Hospital de Niños de todo el país en Columbus, Ohio, recomienda entre otras cosas a los padres para evitar accidentes y caídas desde la cuna, colocar un colchón más bajo cuando el niño crece y es lo suficientemente alto como pasar su pierna hacia fuera de la baranda de la misma.

Igualmente señalan los autores del estudio, que la cuna es el lugar más seguro para el sueño del bebé, pero hay que tener ciertas precauciones y para ello ofrecen algunos consejitos hechos por especialistas.

Consejos para la seguridad del bebé en la cuna

  • Es importante que la separación entre los barrotes de la cuna no supere las 2 pulgadas, para evitar que la cabeza del bebé quede atrapada entre ellos
  • La altura de la baranda deberá tener unos 40 centímetros de alto cuando el bebé es más pequeño puesto que aún no trepa y entre 70 y 80 centímetros de alto cuando es más grande para impedir que se trepe y caiga
  • Cuidar que no hayan tornillos, esquinas o salientes en punta que puedan lastimar al bebé
  • Utilizar un colchón duro, para evitar que el bebé hunda su rostro en él y pueda asfixiarse. Colocar las sábanas y las mantas de modo que lleguen a las axilas del bebé y éste no se escabulla hacia abajo y quede cubierto por ellas y pueda asfixiarse. Todas estas recomendaciones ayudan en gran parte a evitar el riesgo de muerte súbita del lactante
  • Cuidar que no quede un espacio entre el colchón y los lados de la cuna, ya que cuando el bebé es pequeño puede quedar atrapado y asfixiarse, cubrir esos huecos con toallas y luego colocar las sábanas por arriba
  • Mantener la cuna lo más libre posible: No colocar almohadas, almohadones, peluches de gran tamaño, mantas, etc., nada con lo que el bebé pequeño pueda cubrirse la cabeza y asfixiarse o el niño más grande pararse arriba y salirse de la cuna
  • No colocar juguetes o móviles con cordones o cintas cerca de la cuna ya que podrían enredarse en el cuello del bebé
  • Amortiguar la caída: Para asegurarse de que aunque el niño se salga de la cuna el golpe sea leve, se recomienda colocar una alfombra suave y esponjosa debajo de la cuna de manera de amortiguar la caída
  • Colocar la cuna alejada de cortinas, enchufes, lámparas, para evitar accidentes
  • En los casos de cunas pintadas, se aconseja asegurarse de que no se haya utilizado una pintura tóxica, ya que el bebé puede chupar o mordisquear los barrotes
  • Cuando la cuna cuenta con rueditas, es recomendable que una de ellas esté trabada o directamente bloquearlas
Puntaje: 
Promedio: 2 (1 voto)