britney spears
Foto cortesía de Pix Bond

Britney, como muchos la llaman: la Princesa del Pop, más allá de sus idas y vueltas del mundo de la música, o de que la prensa se empeñe en mostrar sus errores, en fotografiarla sin ropa interior o con unos kilos de más; tiene un algo especial, que incluso la Reina Madonna supo reconocer en sus inicios y sostener hasta el presente; recordemos que en su última gira Sticky & Sweet Tour, Madonna realizó la performance de Human Nature, con el videoclip de fondo, que tuvo de protagonista nada menos que a Britney, quien desde la enorme pantalla finalizó la canción de la diva, con su famosa frase: ¡It’s Britney, bitch!, y simplemente hizo estallar al público en un solo grito.
Cuando este tipo de hechos suceden, no queda más que reconocer que se trata de una figura popular, querida, e instalada en la mente del público, para bien o para mal.

Por estos días, Britney se encuentra preparando un nuevo álbum luego de su regreso, que se espera para la primavera 2010.

Bio

Así como Madonna pudo percibir algo especial en Britney, también lo hicieron los productores del programa The New Mickey Mouse Club (de Disney Channel), quienes a sus 8 años no la tomaron, pero la hicieron ingresar al instituto Professional Performing Arts School de Nueva York, donde pudo estudiar danza y canto. Algunos años después, la princesa tuvo su segundo intento con el tv show y esta vez lo logró.
Con buen pie y de forma temprana, comenzó la carrera de Britney Spears, quien pasó por la televisión, el mundo de la publicidad, y finalmente aterrizó en su zona fuerte: la música pop, logrando un contrato con Jive Records.

El primer single que Britney lanzó junto a la productora fue …Baby One More Time, cuyo videoclip contaba con una interesante coreografía realizada en medio de un colegio, donde la joven diva se mostraba dentro de un uniforme escolar bastante sugerente y ya expresaba sus dotes artísticas. El tema fue un completo hit y automáticamente salió a la venta el primer disco de la cantante: …Baby One More Time, lanzado en el año 1999, que integró también otros éxitos como (You Drive Me) Crazy; From the Bottom of My Broken Heart; y Sometimes.
El lanzamiento de Britney fue un completo acierto, que otras productoras intentaron copiar empujando al mercado a otras jóvenes divas del pop; sin embargo, el éxito también tiene su costado oscuro y la figura de Britney se vio criticada por tener solo 17 años y mostrarse tremendamente sexy.

Sin dudas, todo se resolvió muy bien, dado que para el año 2000, Britney estaba sacando su segundo álbum: Oops!...I Did It Again, que repitió el éxito del anterior gracias a canciones que aun se escuchan hoy, tales como Stronger; Lucky; Don't Let Me Be the Last to Know; y Oops!...I Did It Again.
En esta época, salió a la luz el romance entre la diva y Justin Timberlake, lo cual agregó un poco de color a la carrera de ambos y llamó cual perfecta carnada, la atención de toda la prensa.

En el año 2001 y con una cierta experiencia encima, Britney decidió apostar a un público más maduro y publicó: Britney, disco que no pudo igualar el gran éxito de los anteriores, pero que soltó algunas canciones que se escucharon bastante como Boys; I’m a Slave 4 You; y Overprotected.

Pasaron dos años y más preparada para los aciertos que para los errores, Britney probó suerte con algunos sencillos, que fueron directo al blanco: Toxic; Everytime; y Me Against the Music, canciones que luego conformaron su disco: In The Zone, al que le fue muy bien, incluso se llevó un Grammy por el tema Toxic.

Dicen que todo lo que sube tiene que bajar, así es que los años siguientes de la carrera de Britney, fueron bastantes complicados a nivel artístico, por no decir que abandonó temporalmente su carrera; no sacó un disco por 4 años, se casó con el polémico Kevin Federline, tuvo dos hijos: Sean Preston y Jayden James, se divorció de su marido y tuvo una larga y mediática batalla por la tenencia de sus hijos, mientras ingresó a varias clínicas y psiquiátricos para tratar su adicción a las drogas.
Tratando de salir adelante y de volver a lo suyo, en el año 2007, se dio el tan esperado regreso de la Princesa del Pop, con el álbum Blackout, que fue medianamente desastroso.

Como intento más acertado, en el año 2008 Britney probó suerte con su álbum Circus, el que le dio la oportunidad de volver apropiadamente a las tierras del pop, donde hizo bailar al público nuevamente, con canciones como Womanizer, que se mantuvo en el puesto número uno de todos los charts.

Cuando se toca fondo, todo lo que queda por hacer es ir cuesta arriba, y así lo hizo la golpeada figura de Britney Spears, quien comenzó su carrera a puro brillo y actualmente se encuentra luchando por recuperar algo de todo eso; ya lo dijo el maravilloso poeta Goethe: “El único hombre que no se equivoca es el que nunca hace nada”, quizás por tal motivo, es que todos le dieron a la Princesa, una nueva oportunidad.

Puntaje: 
Sin votos aún