Encopresis infantil

Se trata de la incontinencia fecal luego de los 4 años de edad del niño sin causas orgánicas que los justifiquen. Se presenta en el 1% de los niños en los últimos años de educación preescolar o en los primeros de la educación primaria y es más frecuente en los varones.

En general se presenta en el día, a diferencia de la enuresis. Al igual que esta, es un signo de perturbación de las primeras etapas de la maduración. Puede tratarse de una alteración aislada o ser parte de un problema más amplio, de índole emocional.

Causas

  • Tratamientos extendidos con supositorios y laxantes
  • Constipación
  • Predisposición física a la ineficaz motilidad y funcionamiento intestinal
  • Fisuras anales
  • Niños constipados a los que se los somete a dietas para el estreñimiento
  • Niños con autismo o con severos desórdenes emocionales
  • Problemas emocionales

Las causas de orden emocional son las más frecuentes, ya que los niños que son sometidos a grandes presiones pueden expresar su frustración su malestar a través de la encopresis.

Esta patología es común en niños que han sido exigidos excesivamente para dejar los pañales o en los más grandes para usar la pelela o el inodoro. En estos casos, el niño puede asociar el mover el intestinito con una experiencia negativa y retener por temor y en consecuencia cuanto más retiene peor es.

Las tensiones psicológicas o determinadas enfermedades pueden determinar una regresión de la etapa del control de esfínteres en niños de cualquier edad.

La encopresis puede manifestar:

  • Ser la expresión de una enseñanza inadecuada del control de esfínteres
  • Ser la expresión de un trastorno psicológico, el control fisiológico es normal, pero por alguna causa el niño rechaza o se resiste a las sociales que establecen que tiene que defecar en determinados lugares
  • Ser la consecuencia de la retención por alguna causa (defecación dolorosa, demasiada presión de los padres durante el proceso de control de esfínteres), que lleva a que el niño cuando no aguanta más se haga en cualquier sitio

Diagnóstico

El pediatra realizará una investigación acerca de los antecedentes del niño en cuento al control de esfínteres, ritmo intestinal, problemas familiares, etc., así como de los antecedentes familiares de diarrea, constipación, etc. Posteriormente realizará un examen físico para ver si existen causas orgánicas.

Tratamiento

Es muy importante que los padres busquen ayuda profesional, asistencia pediátrica y psicológica, y que no castiguen, ni critiquen al niño sobre este comportamiento. Es clave que se sienta apoyado, animado y contenido por sus padres.

La asistencia psicológica es fundamental para trabajar los sentimientos de culpa, vergüenza y baja autoestima.

El retrazar la consulta por restarle importancia y considerarlo un asunto transitorio, puede complicar las cosas y dificultar el tratamiento. En los niños mayores de 4 años si este tipo de episodios se reiteran una o más veces a la semana, es necesario consultar.

En los casos leves de encopresis, es necesario reeducar al intestino a través de una dieta adecuada, sentar al niño en el inodoro entre los 15 y los 30 minutos posteriores a las comidas y también en otros momentos del día.

Puntaje: 
Sin votos aún