Análisis de rutina durante el embarazo

Un buen control prenatal regular, disminuye las posibles complicaciones tanto para la mamá como para el bebé y garantiza el transcurso de un embarazo saludable. Acudir con frecuencia a los controles médicos y realizarse todos los exámenes clínicos, análisis de laboratorio y estudios ecográficos que se solicitan, es de suma importancia para preservar el bienestar del binomio mamá-bebé.

Las visitas periódicas al ginecólogo

En cada visita al ginecólogo, la futura mamá será pesada, se le tomará la presión arterial (para controlar que no esté elevada lo cual podría ser un síntoma de preeclampsia), se le medirá la altura uterina, a partir de la semana 20 del embarazo, para evaluar el crecimiento del bebé y se escucharán los latidos del bebé con un aparato llamado Doppler para controlar su ritmo cardíaco.

A medida que avanza el embarazo el médico irá solicitando las pruebas, análisis y estudios de rutina y en caso de que la embarazada presente algún antecedente o se sospeche de alguna complicación podrán pedirse exámenes complementarios o adicionales.

Hasta la semana 28 del embarazo, la futura mamá deberá acudir al control prenatal cada 4 semanas, luego cada 2 hasta la semana 36 y de ahí hasta el término del embarazo una vez a la semana.

Los primeros exámenes y análisis del embarazo incluyen:

  • Examinación física
  • Análisis de sangre para controlar:
    • Infecciones y enfermedades de transmisión sexual (HIV, sífilis, gonorrea, clamidiasis etc.), hepatitis B, etc.
    • Anemia
    • Presencia de anticuerpos que demuestren inmunidad a enfermedades como la varicela o la rubéola que pueden ser causantes de defectos congénitos si la madre las contrae estando embarazada
    • Grupo de sangre y factor Rh
  • Análisis de orina para controlar:
    • Bacterias en la orina que pueden indicar la presencia de una infección urinaria
    • Proteína en la orina: lo cual puede ser un indicio de infección urinaria o en etapas más avanzadas del embarazo de preeclampsia
    • Azúcar en la orina: lo que puede estar indicando la presencia de diabetes gestacional por lo que pueden ser necesarios otros estudios adicionales

Los análisis de sangre y orina suelen solicitarse nuevamente en el tercer trimestre del embarazo.

Análisis y estudios durante el primer trimestre del embarazo

  • Ecografía del pliegue de la nuca: permite la detección temprana y de manera no invasiva del Síndrome de Down

Análisis y estudios durante el segundo trimestre

  • Ecografía estructural
  • Prueba de detección triple o cuádruple para detectar síndrome de Down o defectos del tubo neural
  • Prueba de glucosa oral entre las semanas 24 y 28

Análisis y estudios durante el tercer trimestre

  • Ultrasonido
  • Prueba de detección de estreptococo del Grupo B

Otros análisis y pruebas durante el embarazo pueden incluir:

  • Análisis de muestra de vellosidades coriónicas: este estudio se realiza durante el primer trimestre del embarazo, cuando existen factores de riesgo
  • Amniocentesis: esta prueba se realiza entre la semana 15 y 20 del embarazo cuando hay algún factor de riesgo (por ejemplo embarazo después de los 35 años), para detectar malformaciones como ser el Síndrome de Down o Espina Bífida
Puntaje: 
Promedio: 4 (2 votos)