Drogas en el embarazo

Cualquier tipo de adicción resulta sumamente perjudicial para cualquiera, pero cuando se trata de una embarazada el riesgo es mayor. No se trata sólo de ella, que por decisión propia (consciente, meditada, o no) opta por exponerse a los efectos de drogas legales (alcohol, tabaco, etc.) o ilegales (marihuana, cocaína, etc.), que dañan irreversiblemente su organismo a corto, mediano o largo plazo. Sino de perjudicar la salud de su futuro bebé, quien no pidió ser concebido, cuyos órganos en desarrollo son más vulnerables; que es un ser indefenso, absolutamente impotente, que depende ciento por ciento de su madre para desarrollarse dentro del útero, para nacer y para ser sano.

Los efectos que las drogas ejercen en la salud de las mujeres embarazadas y sus bebés son catastróficos. En la madre, incrementa el riesgo a que padezca anemia, enfermedades infecciosas, hepatitis, entre otras. En los bebés, pude provocar que nazcan adictos y manifiesten síndrome de abstinencia al nacer (NAS, por su sigla en inglés), que se caracteriza por la presencia de temblores, mayor sensibilidad a los ruidos, problemas en la alimentación, falta de coordinación, mayor irritabilidad y llanto desmedido.

Si no puedes abandonar las drogas y estás embarazada..., pide ayuda, la adicción es una enfermedad

La mayoría de las drogas, tanto las legales como ilegales, pasan a través de la corriente sanguínea de la madre a la placenta y por consiguiente al feto. Por ello, el consumo de drogas está totalmente contraindicado durante el embarazo, y si la mujer consumidora abandona el hábito inmediatamente, las probabilidades de que el bebé nazca saludable son muchas.

Los efectos que usar drogas en el embarazo tiene en la madre, en el feto y en el bebé, dependen del tipo de droga de que se trate. La marihuana es la droga ilegal más consumida en el mundo. Sin embargo, sus efectos no parecen ser tan devastadores (ni en la madre ni en el bebé) como los de otras, como por ejemplo, la cocaína.

Marihuana y embarazo

Consecuencias del consumo de marihuana en la madre:

  • Estimula el sistema cardiovascular, lo que implica aceleración del pulso e hipotensión
  • Deprime el sistema nervioso central
  • Provoca problemas respiratorios (bronquitis, faringitis, etc.)
  • Distorsiona la atención, la memoria y el razonamiento
  • Puede provocar parto prematuro

Consecuencias del consumo de marihuana en el bebé:

  • Aumenta el riesgo de parto prematuro
  • Aumenta la probabilidad de que el bebé nazca con bajo peso
  • Los bebés pueden presentar síntomas de dependencia al nacer, manifestados en el famoso síndrome de abstinencia (llanto y temblor desmedido)
  • Dificultades de adaptación

Los estudios realizados acerca de los efectos causados a los bebés de madres consumidoras de marihuana, no arrojaron datos muy claros. La ausencia de certidumbres, se debe a que la marihuana se acompaña generalmente con otras drogas, por lo cual no es muy claro qué efectos son producto de su uso y cuáles de otras sustancias. Algunos estudios concluyen, en la posibilidad de que sea causante de trastornos en la concentración.

El efecto negativo de la marihuana en el embarazo deviene, además de la exposición al principio activo THC, al humo de la hierba que, al igual que el tabaco provoca trastornos en el transporte de gases. Una oxigenación menor en el bebé tiene consecuencias no deseables.

Cocaína y embarazo

Consecuencias del consumo de cocaína en la madre

  • Arritmias
  • Hipertensión
  • Alteraciones en el sistema nervioso central
  • Convulsiones
  • Mayor riesgo de accidente cerebro vascular
  • Mayor probabilidad de aborto espontáneo
  • Mayor probabilidad de parto prematuro

Consecuencias del consumo de cocaína en el bebé

  • Síndrome de abstinencia al nacer (temblores, espasmos, dificultades para mamar)
  • Defectos congénitos
  • Parto prematuro
  • Desprendimiento de placenta
  • Pico hipertensivo y consiguiente muerte fetal
  • Bajo peso al nacer
  • Mayor riesgo de muerte súbita
  • Problemas de crecimiento
  • Problemas intestinales
  • Hiperactividad
  • Problemas de aprendizaje a largo plazo

Como se ha mencionado a lo largo de estas líneas, uno de los riegos más grandes a los que están expuestos los bebés cuyas madres consumen drogas durante el embarazo, son ser prematuros y tener bajo peso al nacer. Estos dos problemas, se asocian directamente a graves trastornos de salud posteriores al nacimiento como ser la presencia de incapacidades permanentes, retraso mental, parálisis cerebral y hasta la muerte.

La única manera de proteger al bebé de los efectos nocivos de las drogas, es no consumiéndolas, durante el embarazo, no hay términos medios. Si no se abandona su uso por amor propio, una buena forma es hacerlo por el amor más inmenso que se le puede tener a otro ser, el de una madre a su hijo.

Puntaje: 
Sin votos aún