Embarazo

Hay algunas enfermedades que son especialmente peligrosas durante el embarazo, ya que pueden afectar negativamente al bebé.

Entre las infecciones en el embarazo que pueden ser más riesgosas están:

Candidiasis vaginal en el embarazo

Es un tipo frecuente de infección vaginal que es especialmente común durante el embarazo. La causa es el hongo candida albicans, cuya presencia es normal dentro de la vagina y del conducto intestinal, pero que se transforman en un problema cuando su crecimiento es tan rápido, que prevalecen ante otros microorganismos.

Durante el embarazo los elevados niveles de estrógeno son los causantes de que la vagina produzca más glucógeno, lo cual facilita el crecimiento de hongos candida.

Este tipo de infección puede llegar a afectar al bebé si está presente al momento del parto, ya que puede contagiarse el bebé y contraer candidiasis bucal.

Clamidia durante el embarazo

Se trata de una infección bacteriana que se transmite a través de las relaciones sexuales (enfermedad de transmisión sexual) y que la futura mamá puede transmitir al bebé en el momento del parto vaginal (aproximadamente la mitad de los bebés cuya madre tiene clamidia la contraen durante el parto).

La clamidia en el embarazo puede favorecer las infecciones en el saco y el líquido amniótico, los partos prematuros, la ruptura prematura de membranas y aumentar el riesgo de VIH y otras enfermedades de transmisión sexual. Además incrementa el riesgo de infección uterina tras el parto.

Citomegalovirus en el embrazo

Es una infección que causa herpes y es el virus que con mayor frecuencia se transmite a los bebés en el embarazo. Según cifras de la Academia Estadounidense de Pediatría, aproximadamente, 1% de los bebés nacen con Citomegalovirus. En la mayoría de los casos los bebés no presentan síntomas al nacer y no desarrollan problemas asociados con la enfermedad. Pero en algunos casos, pueden presentarse una serie de problemas graves a largo plazo, como por ejemplo pérdida de la audición.

Gonorrea

Es una enfermedad de transmisión sexual que puede ser transmitida al bebé durante un parto vaginal.

Las mujeres que padecen esta enfermedad durante el embarazo, presentan niveles más elevados de infección del saco gestacional y del líquido amniótico, aborto, partos prematuros y ruptura de membranas. El tratamiento oportuno reduce significativamente estos riesgos.

En casos poco frecuentes, la gonorrea no tratada puede extenderse a otras partes del cuerpo del bebé y causar serias infecciones en las articulaciones o la sangre del bebé, así como meningitis.

Otras infecciones que pueden causar problemas al bebé son:

Puntaje: 
Sin votos aún