El uso excesivo de la tecnología pone en riesgo la salud de los adolescentes

Según un estudio efectuado por un grupo de investigadores de la Case Western Reserve University, con el doctor Scott Frank a la cabeza, presentado en el 138° Encuentro Anual de la Asociación Americana de Salud Pública, en Denver, Estados Unidos, el exceso en el uso de tecnologías relacionadas con la comunicación como ser teléfonos celulares y redes sociales por parte de los adolescentes, se relaciona con un mayor riesgo para su salud.

Para la realización de dicha investigación, fueron evaluados más de 4.257 estudiantes de secundaria de entre 13 y los 18 años de edad, a los que se cuestionó acerca del uso que hacían de su teléfono celular y de las redes sociales. Se halló que, aproximadamente, un 19, 8% de ellos mandaba más de 120 mensajes de texto diarios y un 11,5% estaba más de 3 horas por día conectado a las redes sociales como ser Facebook, Twitter, entre otras.

Entre el 19,8% que usaba excesivamente su teléfono celular se encontró una mayor propensión a:

  • Fumar, un 40%
  • Beber compulsivamente, un 43%
  • Usar drogas ilegales, un 41%
  • Ser participes de peleas y riñas físicas, un 55%
  • Tener 4 o más parejas sexuales, un 90%
  • Haber tenido relaciones sexuales

Entre el 11,5 que está hiperconectado, es decir que pasaba más de 3 horas al día conectado a las redes sociales virtuales, se halló mayor probabilidad de que:

  • Fumen, un 62%
  • Consuman alcohol, un 79%
  • Beban alcohol en exceso, 69%
  • Hayan usado drogas ilegales, un 84%
  • Hayan sido participes de peleas o riñas físicas, un 94%
  • Hayan tenido relaciones sexuales, un 69%
  • Hayan tenido 4 o más parejas sexuales

Del estudio se desprende también que entre los jóvenes que usan en exceso las tecnologías de la comunicación hay un mayor riesgo de padecer: trastornos alimenticios, obesidad, trastornos del sueño, bajo rendimiento escolar, ausentismo escolar, estrés, depresión, pensamientos y conductas suicidas.

Hay datos que manifiestan, además, que 1 de cada 10 adolescentes que usa excesivamente el celular para enviar mensajes de texto, presenta una tendencia mayor a pasar más de 3 horas utilizando las redes sociales. Es que según explican los expertos, los adolescentes están permanentemente intentando ser parte del grupo, pertenecer y para ello hacen todo aquello que los haga estar más cerca de su grupo de pares, actividades que son consideradas populares para ellos entre las que se incluyen usar redes sociales, celular, beber alcohol, fumar, etc.

Además, según Catriona Morrison, profesora titular de Psicología Experimental en la Universidad de Leeds, Reino Unido, que ha investigado sobre la dependencia a Internet, hay entre quienes tienen tendencia a las adicciones, más posibilidades de volverse adictos a otras cosas, es así que si son adictos al celular o a Internet, es muy probable que sean más propensos a hacerse adictos a las drogas o al alcohol, por ejemplo.

A los alarmantes datos de esta investigación se suman otros en la misma línea, según la Asociación Americana de Automovilismo, enviar mensajes de texto mientras se conduce, incrementa hasta un 50% las posibilidades de sufrir un accidente de tránsito. Por su parte los investigadores de la Universidad de Washington han encontrado que el uso repetitivo de las manos ya sea en la computadora o en el teléfono celular, puede traer problemas en las articulaciones, los músculos y los huesos.

Y por último, estudios europeos encontraron entre aquellos adolescentes que usan el celular más de 15 horas diarias, más riesgos de padecer trastornos para dormir que incluyen problemas para conciliar el sueño, levantarse tarde y con la sensación de no haber descansado lo suficiente.

Un llamado de alerta para los padres

Los resultados de este estudio deberían ser un llamado de atención para los padres de adolescentes, que los lleve a ser más cuidadosos en el control del tiempo y la frecuencia que estos dedican al uso de las nuevas tecnologías de la comunicación.

Además, es importante también, que prediquen con el ejemplo y no se excedan, aunque sea por motivos laborales, en el uso de la computadora o el celular dejando en evidencia como modelo a imitar el del consumo permanente y voraz de comunicación virtual en detrimento de una más humana y afectiva.

Puntaje: 
Sin votos aún