Seguridad en el parque

En el parque el niño es libre; se ejercita; juega a lo que quiere sin estructuras y él decide a qué quiere jugar, cuándo y con quién; socializa, etc. Así va adquiriendo confianza en sí mismo y habilidades psicomotrices y aprende a ser más independiente.

Si bien el parque tiene un sin fin de beneficios para el niño, hay que tener en cuenta determinados aspectos para asegurarse de que sea seguro y saludable. Es decir los requisitos que deben tenerse en cuenta del parque en sí y las cosas que deben considerarse en casa en cuanto a la vestimenta del niño, etc.

Aspectos a tener en cuenta sobe el parque:

  • Aptos para diferentes edades
  • En general, la mayoría de los parques infantiles están divididos en zonas para niños de 2 a 5 años y otra para niños de entre 6 y 12.

    Esto es muy importante y es clave que los padres lo tengan en cuenta y se aseguren de que el niño está jugando en el área correspondiente a su edad. De lo contrario, si está en juegos pensados para niños más grandes, puede resultar peligroso y lastimarse.

    También es fundamental que las áreas de pequeños y niños más grandes estén no sólo bien delimitadas sino también separadas. Así se evita que los pequeñines molesten a los más grandes y viceversa y especialmente posibles golpes accidentales de los grandes a los chicos.

  • Cercado
  • Lo ideal es que el parque cuente con una valla, un cerco que impida que los niños se salgan de él. Esto le da mucha seguridad y confianza a los padres y se evitan riesgos innecesarios como que un niño disperso salga corriendo y cruce solito una calle, etc.

  • Lejos del tráfico
  • También es clave que esté ubicado por lo menos a unos 30 metros de las zonas de mucho tránsito, para evitar la contaminación sonora y ambiental. Además de evitar así posibles accidentes.

  • De fácil acceso
  • Debe contar con rampas que permitan subir con el cochecito del bebé.

  • Juegos de materiales seguros
  • Es fundamental que los juegos estén fabricados con materiales de buena calidad y seguros, que no sean conductores de la electricidad y que sean atóxicos. Lo mejor es que estén hechos de madera o plástico en vez de metal, ya que este se oxida con el agua.

Consejos para preparar al niño para ir al parque

Para llevar al niño al parque, hay que tener en cuenta su comodidad en la vestimenta, las horas de menos sol en el verano y las de más sol en el invierno,

  • Vestir al niño con ropa cómoda
  • Al parque el niño va a divertirse y a ensuciarse, incluso es muy probable que su ropa pueda sufrir algún rasguño y se rompa; así que debe ir con la ropa más cómoda y vieja que tenga. Es importante que no limite sus movimientos. La ropa de algodón siempre es mejor porque no es tan calurosa y en lo posible que sea larga, es decir mangas largas y pantalones largos para amortiguar los rasguños en caso de caídas. El calzado es mejor que sea cerrado, así no se le meterán piedritas, ni tierra en ellos, que puedan incomodarle.

  • Elegir bien la hora
  • La hora es muy importante y en ello hay que tener en cuanta la estación del año. Es decir en verano la mejor hora es en la mañana o en la última hora de la tarde, cuando el sol no está tan fuerte. Pero en el invierno, es mejor las horas del medio día y primeras horas de la tarde, que es cuando el sol calienta más.

  • Llevar un botiquín de primeros auxilios
  • Aunque sea pequeño o mismo dentro de la cartera; con: Tiritas adhesivas para las lastimaduras, algodón, gasa, suero fisiológico, antiséptico, toallitas húmedas para limpiar cualquier cosa o las manos, etc.

  • Agua y comida
  • Es muy probable que en algún momento le de hambre o sed. Así que llevarle algo para beber y alguna fruta o galletitas no está de más.

Puntaje: 
Sin votos aún