Falta de deseo sexual
Foto cortesía de cogentbenger

La falta de deseo sexual constituye el 10 % de las consultas que reciben las clínicas sexológicas por parte de los hombres y el 51% por parte de las mujeres.

Es importante tener presente que mantener la pasión encendida cuando la pareja hace mucho tiempo que está junta es difícil, pero esto se convierte en un problema grave, cuando ésta no logra recuperarse o directamente ya no hay ningún tipo de atracción hacia el otro.

Factores que contribuyen a que disminuya el deseo sexual

  • Enfermedades, dolores, cambios hormonales (la menopausia en la mujer)
  • Consumo de algunos fármacos, drogas, alcohol, o tabaco
  • Falta de comunicación o entendimiento en la pareja. Cuando la relación no está funcionando del todo bien, es muy difícil tener deseo sexual, sobre todo en la mujer donde su principal centro de placer sexual pasa por su mente
  • Estrés, cansancio, problemas laborales, familiares, entre otros, pueden influir negativamente en la pareja y su funcionamiento en la cama

¿Cómo combatir la rutina y aumentar el deseo?

  • Lo principal es consultar con un sexólogo para descartar que exista algún problema orgánico, alguna disfunción sexual en alguno de los miembros de la pareja que sea la causa de la desaparición del deseo sexual
  • Si no hay ningún problema físico, entonces cambiar la rutina puede ser la alternativa para ello puedes redecorar la habitación, colocar velas, fragancias ambientales, música funcional, intentando de esta manera estimular la imaginación
  • Probar de mantener relaciones sexuales en lugares inusuales, nuevos (en un auto, al aire libre, en alguna cabaña o casa alejada, en un hotel, etc.)
  • Darle importancia a los juegos eróticos previos, a las caricias, los besos, al reconocimiento del cuerpo del otro, tomarse el tiempo necesario para que ambos puedan excitarse y sentir deseo
  • Si la falta de deseo es por algún problema hormonal, se puede recurrir a los parches de testosterona que van aplicados sobre la piel y ofrecen excelentes resultados en la recuperación del deseo
  • No tomar el sexo como una obligación, como un simple deber para satisfacer al otro. Es importante pensar en el propio placer y esforzarse por conseguirlo
  • Apelar a la fantasía, la imaginación, las películas, etc. también son alternativas válidas a la hora de reavivar la llama
  • Dar el primer paso, tomar la iniciativa. Si siempre es el hombre el que busca el encuentro, será bueno invertir los roles y ser tú la que lo buscas a él. Esto puede volver un tanto más excitante el momento
  • Concentrarse en el momento es muy importante, relajarse y no permitir que nada de lo que pasa alrededor mueva tu centro de atención que en este momento eres tu pareja y tú. Por ello, es fundamental buscar un momento y un lugar tranquilo donde nada pueda distraerlos. Apagar los teléfonos, desconectar el timbre, cerrar las puertas y persianas y dedicarse de lleno al encuentro
  • Intentar nuevas poses, posiciones del Kamasutra por ejemplo, vestimenta erótica, disfraces, etc. Todo es válido en el sexo siempre y cuando ambos estén de acuerdo y dentro de los límites del respeto mutuo
  • Dar rienda suelta a la imaginación, la creatividad, no dejarse invadir por tabúes, miedos, prejuicios, vergüenzas, comunicar y pedir al otro que también lo haga, qué es lo que te gusta, lo que prefieres, lo que más te excita y estimula, lo que más placer te provoca
  • La búsqueda de ayuda profesional también puede ser la solución, la consulta con un psicólogo, sexólogo, una terapia de pareja u otros métodos, pueden ayudar a que la situación mejore y se recupere la libido
Puntaje: 
Sin votos aún