viagra femenino
Foto cortesía de Tiagø Ribeiro - flickr.com

¿De qué se trata?

El viagra femenino fue descubierto casi de casualidad al advertir los efectos secundarios que una droga creada con fines antidepresivos (flibanserin) tenía en el deseo sexual femenino. Es un fármaco de características semejantes a las del viagra masculino, se basa en un aminoácido llamado L-arginina que el organismo transforma en oxido nítrico (gas vasodilatador) relajando los músculos y aumentando el flujo de la sangre hacia el clítoris y la vagina.

La mujer: Una eterna insatisfecha

Un gran porcentaje de mujeres se manifiesta insatisfecha sexualmente y uno de los principales problemas es la disminución o falta del deseo sexual (entre un 9 y un 26 % de las mujeres norteamericanas, padecen de deseo sexual hipoactivo) lo que sería comparable a la disfunción eréctil masculina.

Este tipo de fármaco, viene a hacer más feliz la vida de aquellas mujeres con baja libido, poco deseo sexual, que padecen anorgasmia o que presentan dificultades para excitarse, ya que su función es aumentar la libido, incrementar la excitación, la sensibilidad del clítoris con la consecuente erección del mismo, favoreciendo la producción del orgasmo y además intensificándolo. Un dato muy importante a tener en cuenta, es que este aminoácido funciona también aumentando el deseo sexual en mujeres que no padecen ningún problema sexual, haciendo de sus relaciones sexuales encuentros mucho más placenteros y satisfactorios.

Presentación del viagra femenino

  • Comprimidos de uso diario
  • Tópico: Gel de uso local (en la zona del clítoris)

En la modalidad de gel de uso local, luego de dos o tres aplicaciones se comienzan a advertir los resultados, mientras que con los comprimidos el resultado se siente de inmediato (pero lo mejor es luego de la tercera toma). Pueden utilizarse ambas presentaciones combinadas para lograr mejores resultados.

El viagra femenino no se aconseja en:

  • Mujeres embarazadas
  • Mujeres alérgicas

Llegó para mejorar la calidad de vida de muchas mujeres

Como en todos los aspectos de la vida en esta sociedad conservadora y con una cultura hegemónica dominante machista, la mujer siempre va un paso atrás del hombre. Primero se encontró el modo de ayudar a los problemas sexuales de éste, para recién después ocuparse de los de aquellas. Quienes además, hasta no hace mucho tiempo, no tenían concedido, ni social ni culturalmente, el derecho al placer sexual. Felizmente los tiempos han cambiado y el viagra femenino ha llegado.

Puntaje: 
Promedio: 3 (1 voto)