Alimentacion niños
Cocinar en familia representa un espacio de encuentro muy especial

Detrás de la comida casera, hay, además de beneficios nutricionales, recuerdos, añoranzas de aromas, olores provenientes de la cocina materna. Esa asociación aromas - niñez, va mucho más allá de la evocación de los recuerdos de un infancia feliz, detrás de la cocina casera, hay amor y dedicación de quien prepara los alimentos. Esto resulta fundamental cuando de niños se trata. Ya que la comida casera no tienen colorantes, conservantes, edulcorantes, ni aditivos que puedan perjudicar su salud, por lo cual es la mejor alimentación para los niños.

Beneficios de la comida casera

  • La comida casera es la alimentación más sana para el niño, los alimentos nutritivos preparados en casa son los mejores para los primeros años de la vida del niño
  • Para iniciar la alimentación del bebé, la comida casera es la opción más saludable, ya que se sabe cómo se preparó y cuáles son sus ingredientes
  • No tiene colorantes, conservantes, ni aditivos artificiales que pueden ser contraproducentes para su salud
  • Elaborar comida casera, es siempre una buena manera de fomentar espacios de interacción y comunicación entre los miembros de la familia, ayudando a crear un ambiente familiar cálido y confortable
  • En todo el mundo se está generalizando el consumo de productos industrializados como refrescos, jugos, golosinas, snacks, gelatinas y postres que contienen colorantes, aditivos y edulcorantes. Estos son perjudiciales para el niño, ya que hay una relación entre las cantidades admitidas como seguras y el peso de la persona que las consume
  • Muchas veces, los padres hacen un gasto excesivo de dinero comprando alimentos industrializados para sus hijos (postres lácteos, gelatinas, etc.), pensando que son nutricionalmente mejores, cuando en realidad la comida casera mucho más nutritiva

Los alimentos industrializados que no deben ofrecerse a los niños

  • Evitar los colorantes, aditivos y edulcorantes (sacarina, ciclamato, aspartamo). Por ello. Evitar o minimizar la frecuencia de consumo de: refrescos, gelatinas, flanes, budines, gaseosas, sopas para preparar, aderezos como: Mayonesas, salsas de tomate, mostazas
  • No ofrecer a niños menores de 2 años, alimentos con elevado aporte calórico y azúcares, sal, colorantes y conservantes (golosinas, papas fritas, helados, gaseosas, etc.). Si bien este tipo de productos gustan mucho a los niños, sacian muy rápido su apetito, impidiendo que consuman alimentos nutritivos que son fundamentales para su crecimiento y desarrollo
Puntaje: 
Sin votos aún