Guia de maquillaje de ojos

El maquillaje es un arte que si se practica con paciencia, atención y cuidado, puede brindar nuevos looks a las mujeres. Te sorprendería ver el antes y el después de un buen proceso de maquillaje; para hacerlo con tus propias manos, en principio, debes encontrar las fortalezas y debilidades de tu cara, para luego resaltarlas o disimularlas con trabajo de pinceles y pinturas.

Hoy nos centraremos sólo en el maquillaje de ojos, paso a paso, para buscar una mirada interesante, para encontrar tu mejor mirada.

Paso 1: Tener los productos y pinceles adecuados

Si quieres maquillarte como una profesional, antes de comenzar la transformación de tus ojos, debes tener en la mesa: Cepillo mediano, cepillo redondeado y cepillo pequeño con ángulo; sombras, delineadores y máscaras de pestañas.

  • Cepillo mediano: Este cepillo sirve para aplicar la sombra de ojos por sobre todo el párpado. Lo ideal es que sea de cerda natural, algo firme pero de textura suave
  • Cepillo redondeado: Este cepillo de punta redondeada y más pequeño que el anterior, sirve para aplicar sombra en el contorno del párpado, es decir, sobre la parte del hueso de la ceja
  • Cepillo pequeño con ángulo: Este cepillo es el más pequeño de todos y cuenta con una punta irregular, útil para suavizar el delineador de ojos y las líneas duras del maquillaje de ojos

No necesariamente usarás siempre los tres cepillos, pero son herramientas con las que debes contar. El maquillaje tiene una gran cuota de ensayo y error, prueba como usar tus pinceles y pinturas, descubre que función cumple cada uno, y ten en cuenta lo que te parece bonito, para aplicarlo la próxima vez.

Respecto a los productos, en la actualidad, hay mucha variedad en cuanto a marcas y precios, eso va a tu criterio. Sólo ten en cuenta, que el maquillaje es una inversión y si pagas tal vez un poco más (lo que esté a tu alcance), obtendrás productos de buena calidad, que sin duda, darán mejores resultados.

Sombra: Disponibles en el mercado, puedes encontrar sombras de ojos en polvo, lápiz o crema, todas son buenas. Siempre trabajarás con dos sombras, una oscura (el tono principal) y una clara (para iluminar). El punto fundamental aquí, es elegir el color de tus sombras, así es que presta atención.

El tono de tus sombras siempre debe complementarse al de tu piel y tus ojos: Si tienes ojos azules, anímate a dicho tono para las sombras, si en cambio, tienes ojos verdes, ese será el mejor tono para tus sombras.

Dos combinaciones de color que nunca fallan son: Marrón/beige y gris oscuro/gris claro. De todas formas, nada está dicho en el mundo de maquillaje y siempre puedes innovar y probar, lo que sea que te guste.

Delineador: Los delineadores de ojos se encuentran en forma de lápiz o líquidos, pero casi indiscutiblemente deben ser negros. Si buscas lo más cómodo y clásico, elige un lápiz, si en cambio buscas un look más osado y sin retoques, decídete por el delineador líquido.

Máscara de pestañas: Actualmente, tienes máscaras de todo tipo, alargadoras, separadoras y demás; trata de elegir una que se adapte a tu necesidad: Si tienes pestañas cortas, consigue una máscara alargadora; si quieres un estilo llamativo, busca una que brinde volumen a tus pestañas, si en cambio eres clásica, compra una máscara transparente.

Paso 2: Preparar la zona

Todo maquillaje comienza por una limpieza general del rostro. Lava tu cara con agua tibia, sécala suavemente, aplica un tónico limpiador y luego una crema suave. Aplica una base sobre tu rostro, para emparejar el color de tu piel.

Ahora prepara tus ojos: El mejor secreto para un resultado excelente es aplicar corrector de ojeras, por supuesto, en la parte de abajo de tus ojos, pero también en la zona de arriba.

Aplica tres puntos de cubre ojeras por ojo: Uno sobre la zona de ojeras, uno sobre la pupila y otro sobre el borde externo del ojo; distribuye el producto con el dedo anular hasta que desaparezca. Este simple detalle eliminará todas las imperfecciones y será una buena base para los productos que apliques luego.

Paso 3: A maquillar tus ojos

Tienes todos los elementos necesarios, la zona de tus ojos está lista para ser trabajada, vamos a ponerlos bonitos.

Primer producto a aplicar: Las Sombras

Sombra clara con cepillo redondeado: Comienza con el color claro de sombra, para iluminar tus ojos; aplica la sombra clara con el cepillo redondeado desde el lagrimal hasta el final del ojo. Hazlo siempre con movimientos suaves hacia arriba, es decir, en dirección hacia tus cejas. Para aplicar las sombras, siempre es bueno que te ayudes con una mano, para mantener tirante la zona y así trabajar mejor.

Sombra oscura con cepillo mediano: Ahora cambia al cepillo mediano y aplica la sombra de ojos más oscura, por encima de la anterior, dejando una fina capa de sombra clara por debajo (aproximadamente desde la mitad del ojo hacia el lagrimal).

Cubre toda la zona del párpado con movimientos hacia arriba, sin llegar a las cejas.
La idea de usar dos sombras, es jugar a que se noten las dos diferentes capas.

¿Hasta donde debe llegar la sombra? Imagina una línea que une desde el final de tu ceja, hasta el final de tu ojo, ese es el límite preciso.

Segundo producto a aplicar: El Delineador

El delineador líquido es algo más difícil de aplicar, pero tiene un excelente terminado; el delineador en lápiz, es de fácil aplicación y queda siempre correcto. Cualquiera sea el que tengas, comienza por aplicarlo encima de la línea de tus pestañas, lo más cerca que puedas, muy despacio, con cuidado y con trazo seguro, ve corrigiendo si lo necesitas. El camino del delineador parte desde el lagrimal y llega hasta el final del ojo.

Si deseas una mirada dura, deja la línea tal cual, sin embargo, suele ser muy útil en este momento, el cepillo pequeño angular, para difuminar el final de la línea.

Puedes aplicar delineador también en la línea de pestañas de abajo, no por fuera, sino por dentro. Esto dará un efecto de ojos más pequeños y aguzados.

Otra buena opción para la línea de pestañas de abajo, es utilizar una sombra clara o tal vez una brillante en forma de lápiz, trazar una línea desde el lagrimal hacia el final del ojo y difuminar. Este detalle dará brillo y luz a tu mirada.

Tercer y último producto a aplicar: La máscara de pestañas

Llegó el final del proceso y va con un pequeño secreto: Para lograr un efecto diferente, puedes calentar unos segundos el cepillo de la máscara de pestañas, con un secador de pelo y luego utilizarlo; pruébalo primero en tu mano, para no quemarte.

La técnica más útil para pintar tus pestañas es la siguiente: Aplica el cepillo sobre la parte inferior de tus pestañas y mueve de atrás hacia delante, luego repite el proceso en las pestañas de abajo.

Finalmente utiliza un pañuelo descartable para quitar los restos de pintura de tu rostro o corregir algún detalle. Ya estás lista y preciosa para salir a calle.

Puntaje: 
Promedio: 5 (2 votos)