La violencia en la escuela se relaciona con la violencia en el hogar

Según un nuevo informe de Morbidity and Mortality Weekly Report (MMWR) el acoso escolar es un fenómeno generalizado entre los estudiantes de la escuela media y secundaria de Massachusetts y puede tener vinculaciones con la violencia familiar.

¿Qué es el acoso escolar?

El acoso escolar también denominado bullying (intimidación en inglés), abarca todas las formas de agresión intencional y frecuente que sin motivo aparente, son adoptadas por uno o más estudiantes con el cometido de molestar e intimidar a otros. El que intimida busca imponerse sobre la víctima mediante amenazas, agresiones físicas y/o verbales y de ese modo dominarla durante largo tiempo.

El investigador del estudio Marc Hertz, señala que el acoso escolar es un fenómeno frecuente, no aislado, y un problema de salud pública a causa de su prevalencia.

La encuesta de Salud de Massachusetts de la Juventud realizada en 2009 pidió a los participantes contestar dos preguntas acerca de la intimidación:

  1. ¿Cuántas veces en el último año has sido intimidado en la escuela, incluyendo golpes, amenazas, burlas, o exclusión de grupos de estudiantes?
  2. Has molestado, empujado o iniciado alguna pelea física en el último año?

Algunos de los resultados

Alrededor del 43,9% de los estudiantes de escuela media y el 30,5% de los de secundaria de Massachusetts, manifestó en 2009 estar involucrados en alguna forma de acoso escolar.

Entre los estudiantes de escuela media:

  • Un 26,8% dijo haber sido intimidado
  • Un 7,5% dijo formar parte de los agresores o matones
  • Un 9,6% manifestó ser víctima-provocador

Entre los estudiantes de secundaria:

  • Un 15,6% informó haber sido víctima de intimidación
  • Un 8,4% reconoció ser matones
  • Un 6,5% manifestó ser víctimas-provocadores

Según el informe, los estudiantes que forman parte de alguna forma de intimidación (matones, las víctimas-provocadores y las victimas de intimidación), tienen más probabilidades de estar expuestos a violencia familiar y son más vulnerables al abuso de drogas, alcohol y presentan más riesgo de depresión y suicidio (hay casos de adolescentes homosexuales que se han suicidado víctimas del acoso escolar).

También se halló que las mujeres eran más vulnerables a ser víctimas de acoso, pero los varones más propensos a ser a la vez víctimas y agresores.

Si bien el informe lo que proporciona son datos concretos de la situación del acoso escolar en Massachusetts en 2009, según Hertz tal vez los resultados puedan trasladarse a otros estados.

Este estudio es uno de los pocos que analiza la relación entre el acoso escolar y la violencia familiar. Encontrando que los estudiantes que participan en el acoso están también involucrados en abuso de drogas, alcohol y tienen un historial familiar de violencia.

Prevención

Hertz recomienda a los padres que perciben que su hijo está implicado en alguna situación de acoso, ya sea como víctima o acosador, que se involucren, hablen con él, con sus maestros para ver si han existido modificaciones en su comportamiento académico, en sus conductas en clase, etc.

Hay que estar atentos y alertas, ya que el acoso también puede producirse a través de las redes sociales, los chats, etc. Preguntarles cuando está en línea qué están haciendo, al igual que cuando salen a dónde van.

John Auerbach, Comisionado de Salud Pública de Massachusetts, señala que dado que este tema del acoso escolar puede desembocar en serias consecuencias, es preferible tratar de prevenirlo antes de que comience a que luego elaborar estrategias para intentar frenarlo.

Según Auerbach, los estudiantes que tienen apoyo social de familiares, maestros, compañeros, etc., tienen menos posibilidades de padecer consecuencias graves por el acoso escolar.

El trabajo en conjunto entre familia, maestros, la intervención integral es fundamental en la prevención y tratamiento del acoso escolar tanto para las víctimas como para los agresores.

Puntaje: 
Sin votos aún