piercing
flickr.com

Consiste en la perforación de alguna parte del cuerpo. Las zonas más habituales son ombligo, orejas, nariz, cejas y lengua, pero hay quienes prefieren mantener oculta esta moda y reservarla para la intimidad. Quienes prefieren perforarse los genitales deben saber lo siguiente antes de hacerlo:

Posibles complicaciones

  • Hemorragias
  • Inflamaciones
  • Infecciones
  • Alergias al material colocado
  • Contagio de enfermedades como hepatitis B o C o VIH
  • Cicatrices que no sanan
  • Pérdida de sensibilidad
  • Obstrucción en los conductos de lactancia (en mujeres)
  • Riesgo de desarrollo de mastitis (en mujeres)
  • Puede bloquear el flujo urinario (en hombres)
  • Erisipela: infección en la piel que produce placas rojas, escalofríos y alta temperatura
  • Impétigo: aparición de ampollas de agua y pus
  • Tétanos: produce rigidez muscular, problemas respiratorios y vómitos

Consejos prácticos si se decide su colocación

  • Realizarlo en un centro que tenga las medidas sanitarias y de seguridad correspondientes
  • Saber con antelación si se es alérgico al níquel
  • Informarse sobre las posibles consecuencias
  • Saber adecuadamente cómo hay que higienizarse si se lleva un piercing
  • El material utilizado debe ser siempre desechable
  • La persona que haga la perforación debe ser alguien acreditado en el tema
  • Todos los materiales utilizados deben estar correctamente esterilizados
  • Es conveniente tener aplicada la vacuna antitetánica
  • Si se padecen síntomas como fiebre o dolor acudir al médico
  • Evitar el níquel y el oro ya que producen alergias. Los aceros más recomendados son el niobio y el titanio
  • Un cirujano plástico también puede realizar estas perforaciones
  • Tras la perforación se debe utilizar ropa muy cómoda y amplia al menos hasta la cicatrización
  • Colocar té de manzanilla en la zona si se produce irritación
  • Nunca limpiar con agua oxigenada o alcohol
  • Durante la cicatrización no se debe nadar en lugares públicos
  • No tocarse el piercing mientras cicatriza

Máximo cuidado para la zona genital

Esta área es más sensible y delicada que otras partes más expuestas del organismo. Los principales trastornos que pueden derivar de la colocación del piercing corresponden principalmente a infecciones. El porcentaje de que ocurra una hemorragia es alto. La cicatrización demora entre seis y ocho semanas.

Durante este lapso se aconseja no mantener sexo oral y usar siempre protección si se desea mantener relaciones sexuales. La higiene es muy importante ya que debe lavarse la zona con un gel neutro para prevenir la aparición de infecciones.

Si se lleva piercing no se deben usar lubricantes ni espermicidas ya que estos productos contribuyen a la aparición de irritaciones.

No se recomienda el uso de piercing

  • En menores de edad
  • Si se tienen verrugas o herpes en la zona genital
  • Si se tiene tendencia a la formación de cicatrices queloides
  • Si se están tomando anticoagulantes
  • Si se padecen enfermedades cardíacas
  • Si se tiene psoriasis, acné o tendencia a cualquier tipo de alergia
  • En mujeres embarazadas
  • Si se padece de hemofilia
  • No se recomienda realizar la perforación en un lugar al aire libre ya que los productos y utensillos pueden contaminarse con mucha facilidad

Las perforaciones se llevan a cabo en respuesta a una moda, una manera de identificarse dentro de un grupo social o como método para decorar el cuerpo. Siempre y cuando se sea consciente de las complicaciones que puede acarrear su aplicación, ésta será válida.

Puntaje: 
Promedio: 5 (1 voto)