moda de los 80

Los años 80 fueron revolucionarios en toda su forma y condición, grandes exponentes musicales, avances sociales y hasta tecnologías que hoy día han sido perfeccionadas. Esto no pudo dejar atrás la icónica manera de vestir, de peinarse, del maquillaje y de la moda en toda su esencia.

Esta época ha sido recordada, sin importar los años que pasen, hasta en las películas, como un momento de la historia que vale la pena extrañar. En los 80 se comienzan a usar prendas de vestir de colores llamativos, accesorios estrambóticos y ropa tanto holgada como ceñida al cuerpo.

Lo estrafalario como tendencia

Por ejemplo, las famosas e inolvidables hombreras, que son características de esa época. Y es que toda camisa, blusa o chaqueta perteneciente a la moda de los 80 tenía integrado ese accesorio. Quizá representaba parte de la igualdad femenina, el hecho de utilizarlas como manera de marcar tendencia y también la pauta a la hora de vestir.

Las medias estrafalarias también formaron parte importante de los 80, hechas con telas estampadas, con colores llamativos, como el neón, amarillo, verde y hasta combinaciones excéntricas. Es que la moda de los 80 apostaba a arriesgarse, a imponer su personalidad sin importar otra cosa. Y es que no por nada, Madonna un icono de la moda, obtiene su auge principal dentro de esa temporada, saliendo en sus videoclips como una mujer atrevida y capaz de lograr captar masas importantes de personas con su estilo y su música.

Camisas y chaquetas

También hay que hablar de las camisas estampadas y las chaquetas de cuero, todas combinadas con accesorios llamativos. La moda de los 80 para hombres marcaba que la utilizaran, generalmente holgadas, para mayor comodidad, y las mujeres un tanto ceñidas al cuerpo como desahogadas. Las mangas tendían a usarse dobladas hasta el antebrazo, algo muy icónico de la moda de los 80.

Y, por último, las minifaldas fueron otra de las piezas de ropa con bastante auge para esa década en lo que refiere a moda de los años 80 para mujeres, una prenda que además de llamar la atención por sus colores estrambóticos, lo hacía por lo atrevido que era para la época, utilizarla. Estas podrían ser tanto ajustadas como holgadas a la figura y las prendas podían ser de materiales como tela o cuero principalmente.