El ejercicio

El retraso del parto es común, aproximadamente, un 15% de las mujeres se retrasa 1 semana en la fecha de parto prevista. Hasta la semana 42 se considera dentro de lo normal. Pero ya las últimas semanas del embarazo la futura mamá se encuentra pesada y muchas veces ansiosa por la llegada de su bebé y quiere que nazca ya.

Si bien se desconocen cuáles son los mecanismos exactos que desencadenan el parto, si existen algunas recomendaciones basadas en la experiencia, mitos, etc., que pueden ayudar a acelerar el proceso de forma natural.

1

Realizar ejercicio físico

Si bien no hay nada científicamente comprobado, el ejercicio, una caminata, subir y bajar escaleras, bailar o un día de trabajo extenuante, puede ayudar a desencadenar el parto. La idea de una caminata para acelerar la llegada del trabajo de parto, es que el movimiento de las caderas característico que se da durante la misma, favorece el descenso y encajamiento del bebé en el cuello del útero. Es muy frecuente que tras algún esfuerzo físico importante, la embarazada tenga contracciones. Muchas veces con descanso estas ceden, pero en otros casos no y dan inicio al trabajo de parto.

2

Tener sexo

La leyenda popular dice que las relaciones sexuales en las últimas semanas del embarazo pueden ayudar a desencadenar el parto. Entre las explicaciones estaría el que el orgasmo produce contracciones en el útero muy parecidas a las del parto, que pueden llevar a la estimulación y dilatación del cuello del útero. Otra es que el semen contiene prostaglandinas, sustancias que pueden estimular las contracciones. Es por ello, que ante la amenaza de parto prematuro, suele recomendarse evitar las relaciones sexuales.

3

Baño de inmersión con agua tibia y cedrón

Un baño de inmersión en agua tibia a la que previamente se le fue agregada cedrón, dicen que es muy efectivo para acelerar el parto.

4

Infusión de hojas de frambuesa

Dicen que estimula las contracciones naturales y ayuda a que los partos sean menos dolorosos.

5

Comer frutas que estimulan el útero

Frutas como la papaya o la piña ayudan a tener un parto más rápido.

6

Estimulación de los pezones

La estimulación de los pezones a través del tacto o con la ayuda de un saca leche, puede estimular la liberación de oxitocina, una hormona que produce contracciones uterinas. En la antigüedad este método era utilizado en los hospitales para inducir el parto.

Estas recomendaciones se sugieren siempre que el embarazo ya esté a término, es decir después de la semana 38, nunca antes, ya que acelerarlo cuando aún es temprano, pude causar complicaciones innecesarias.

Puntaje: 
Sin votos aún