Claves para identificar el autismo

Resulta sorprendente analizar las cifras de autistas en el mundo, este trastorno infantil que se presenta como respuesta psicológica al entorno familiar y/o medio social, afecta en uno u otro grado a un porcentaje muy elevado de la población mundial. El origen del autismo está bastante cuestionado, y se habla de 3 tipos de autismo según su origen sea hereditario o genético, traumático y adquirido, por falta de afecto. Ultimamente, se ha llegado a establecer una relación esperanzadora, la existente entre la alimentación exenta de gliadina y caseína y las mejoras de la calidad de vida del autista.

Características de un niño autista

Los niños autistas miran pero no ven, los bebés no se conectan con el entorno ni con la madre. En una primera etapa escolar el niño se caracteriza por la falta de habla, no es capaz de distinguirse como persona y no muestra necesidades de contacto de ningún tipo. Suelen ser agresivos y, en muchas ocasiones, tienen tendencia a autoagredirse.

Es muy común que alrededor de un tercio de los niños autistas sean adolescentes con episodios epilépticos, provocados por un descontrol de su sistema nervioso.

Síntomas

  • No reconoce su existencia
  • No entiende de sentimientos
  • No busca consuelo ni afecto
  • No es capaz de imitar conductas
  • No le gusta estar en sociedad
  • No se expresa verbalmente
  • No tiene imaginación
  • Sus movimientos corporales son torpes y nada evolutivos
  • No es capaz de seguir rutinas
  • No logra concentra su interés en nada concreto

Tratamiento

Lamentablemente no existe cura para este trastorno, si bien el tratamiento integral y continuado, basado en una educación especializada, el apoyo familiar constante y las terapias psicológicas pueden mejorar su capacidad de comunicación y relación con su entorno.

Es muy habitual que los niños con este trastorno deban seguir un tratamiento farmacológico constante. Ultimamente ha dejado al menos abiertas las puertas de la esperanza el tratamiento alimenticio en base a prohibiciones de gluten, caseína, colorantes y otras sustancias.

Los padres, pieza clave en la evolución

Asumir la situación en la que se encuentran y trabajar en conjunto para optimizar los puntos fuertes, minimizando las limitaciones son las tareas claves de los padres de niños autistas. Deben ser capaces de ponerse a disposición de psicólogos y psiquiatras que les ayuden a vivir con el problema y, deben tener muy presente que, tener un hijo autista es un problema familiar integral que no puede ser tratado aisladamente con el niño, sino que requiere de una terapia constante para todo el entorno de la persona autista.

Conclusiones

Con independencia de las causas reales que desencadenen un cuadro de autismo en un niño, hay que tener presente que los esfuerzos deben centrase en la optimización de sus cualidades, la mejora de su calidad de vida y la posibilidad de integración social autosuficiente. Ponerse en manos de los especialistas para eliminar cuanto antes sentimientos negativos de culpa y dolor, son las claves que deben seguir los padres de un niño autista si quieren minimizar el impacto de esta enfermedad.

Puntaje: 
Promedio: 3.5 (2 votos)