Riesgos de las fiestas adolescentes

La adolescencia es una etapa muy particular de la vida que se caracteriza por la rebeldía, la desobediencia, la transgresión de reglas y límites y mucho de esto está especialmente potenciado por el grupo de pares. Muchas veces el joven se ve presionado por sus amigos a tener determinada actitud o realizar cierta actividad que de otra manera no haría, pero por pertenecer, por formar parte del grupo, por ser aceptado, por ser igual a los demás, accede y allí muchas veces pueden aparecer algunos peligros.

Buscar la aceptación de los pares es en algunas oportunidades, es el comienzo del uso de tabaco, alcohol e incluso drogas lo que a su vez puede traer como consecuencia otros peligros como ser:

  • Accidentes de tránsito
    El consumo de alcohol y drogas (incluso marihuana ya que está comprobado que sus efectos al conducir son similares a los del alcohol) incrementa los riesgos de sufrir accidentes de tránsito, la principal causa de muerte entre los adolescentes en los Estados Unidos.
  • Violaciones
    Muchas veces bajo los efectos del alcohol o de las drogas (aunque no se sea consciente que se las ha consumido, ya que puede suceder que alguien de forma intencional ponga algo en la bebida de otro con el propósito de aprovecharse) pueden producirse abusos sexuales. Si una chica adolescente sospecha que ha sido abusada, se aconseja acudir de inmediato al hospital más cercano, no bañarse, cambiarse de ropa, ni cepillarse los dientes para no destruir posible evidencia que pueda ser usada para comprobar que ha existido violación. Se aconseja a aquellas chicas que en una fiesta están siendo acosadas por alguien, recurrir a sus amigos, a algún adulto o seguridad del local, no quedarse sola y pedir a alguien que la acompañe a casa o llamar para que la vengan a buscar.
  • Juego del estrangulamiento
    Este juego se ha vuelto muy popular entre los adolescentes que buscan aumentar la euforia y experimentar nuevas sensaciones (un cierto ensueño). Pero obviamente conlleva el gran riesgo de causar serias lesiones (daño cerebral permanente, problemas de memoria, dificultades en el lenguaje) e incluso la muerte. Este tipo de prácticas son más comunes en fiestas, y reuniones en las que hay alcohol, drogas, etc., es decir uso de sustancias que desinhiben y estimulan.
  • Juego de tomar pastillas al azar
    Este juego consiste en tomar pastillas de manera azarosa, es decir, sin saber qué es lo que se está ingiriendo. Esto puede incluir medicamentos peligrosos o fármacos que pueden producir serios daños o incluso la muerte. Generalmente, durante estas prácticas suele estar el alcohol de por medio y para los médicos y servicios de emergencia resulta bastante difícil asistir a alguien que no sabe lo que ha consumido.
  • Fiestas de éxtasis
    Generalmente en fiestas o en lugares abandonados como ser edificios, casas o almacenes, los jóvenes se reúnen a tomar éxtasis y bailar desenfrenadamente durante toda la noche. Esto puede resultar muy riesgoso ya que esta combinación (éxtasis – baile) produce muchísimo calor, excesiva sudoración, calambres en los músculos, náuseas, visión borrosa, ansiedad, problemas para controlar la temperatura corporal y deshidratación que puede provocar la muerte. Esta droga también tiene un efecto que reduce la sensación de dolor y hacen creer invencibles a quienes la consumen. Tanto es así que según Darria Gillespie, médico de emergencia y profesor de la Universidad de Yale, llegan a los servicios de urgencia adolescentes con enormes tatuajes que más tarde lamentan haberse realizado o con serias lesiones por haber intentado saltar por una ventana, convencidos de que nada les iba a suceder.

Algunas recomendaciones para padres y adolescentes

  • Poder decir no al alcohol o las drogas
    Es importante mantenerse firme en lo que uno quiere, si no se desea consumir alcohol o drogas es fundamental poder ser consecuente con ello y no flaquear ni dejarse presionar por los demás. Con el tiempo ellos olvidarán y dejarán de molestar y presionar para que lo haga. Los adolescentes toman alcohol para desinhibirse y lo hacen compitiendo con sus pares para ver quien toma más sin considerar los riegos que ello implica. Ryan Stanton, director médico de la sala de emergencias de la Universidad de Kentucky Good Samaritan Hospital, señala que ha visto llegar a adolescentes inconcientes que apenas respiran, al borde del coma alcohólico.
  • No conducir alcoholizado ni viajar con un conductor que esté borracho
    Viajar en el automóvil de algún amigo sobrio, y en caso de que no haya ninguno en esas condiciones llamar un taxi o a casa para que vengan a buscarte (es preferible esto a poder terminar en un hospital o un cementerio). Nash, administrador de servicios de dependencia química en el Green Oaks Hospital en Dallas, Texas, aconseja guardar siempre algo de dinero en algún lugar seguro (en el zapato o el sostén, por ejemplo) para alguna emergencia de este tipo.
  • Pedir ayuda ante cualquier señal de peligro o emergencia
    Si algún amigo está en una situación riesgosa llamar de inmediato a la emergencia o la policía, según amerite el caso.
Puntaje: 
Promedio: 3.5 (4 votos)