La edad gestacional del feto en un embarazo de 33 semanas, es de 31 semanas. Tan sólo 7 semanas faltan para el parto.

Tamaño del bebé

Su tamaño es de, aproximadamente, 44 centímetros.

Analogía del bebé con algo

A las 33 semanas de embarazo, el tamaño del feto es similar al de un ananá (piña).

Peso del bebé

Su peso es, aproximadamente, de 1.918 gramos.

Tamaño de la panza, altura uterina

La altura uterina en la semana 33, oscila entre los 31 y 33 centímetros.

Estudios aconsejados para esta altura del embarazo

En el correr del tercer trimestre se deben volver a realizar los exámenes de sangre y orina correspondientes a esta etapa.

Además, entre las 28 y 37 semanas, se debe hacer la ecografía propia del tercer trimestre.

Síntomas en la embarazada

Ya estamos en la recta final, el tamaño del útero es muy grande y ello trae algunas molestias a la futura mamá. Está muy pesada, retiene líquidos, aparecen edemas y con ello, algunas mujeres experimentan lo que se conoce como síndrome del túnel carpiano. Este se manifiesta por dolor y entumecimiento de muñecas y dedos, a causa de la hinchazón de los nervios de las muñecas. Si se presenta mientras estás durmiendo, lo mejor es cambiar la posición y evitar apoyarse sobre las manos para no presionar esta zona.

El tamaño del útero y la presión que ejerce, sigue provocando ganas constantes de orinar, acidez, y dificultades para respirar, lo que hace muy difícil conciliar el sueño y el insomnio se apodera de la embarazada.

Las contracciones que preparan el útero para el parto continuarán seguramente esta semana, al igual que las secreciones de calostro (primer alimento del bebé).

El desarrollo físico del bebé a las 33 semanas del embarazo

Los pulmones del bebé se han desarrollado completamente, por lo cual los que nacen por estas semanas prácticamente no necesitan asistencia intensiva (sobre todo si recibieron los medicamentos para la maduración pulmonar) y sobreviven exitosamente.

Ha aumentado bastante de peso y continúa acumulando capas de grasa bajo su piel (debido a lo cual el color de ésta es ahora rosado), que lo protegerán al nacer y lo ayudarán a controlar la temperatura.

Dentro del útero, el bebé pasa muchísimo tiempo durmiendo, al igual que cunado recién nace.

Billones de neuronas se desarrollan en el cerebro del bebé. Sus pupilas reaccionan ahora a la luz dilatándose o contrayéndose. Y dicen que en esta semana tiene movimientos oculares, que serían señal de que está soñando.

Complicaciones frecuentes en la semana 33 del embarazo

Por estas semanas, una de las complicaciones más frecuentes es la pre-eclampsia. Se manifiesta mediante alteraciones en la presión arterial y la pérdida de proteínas en la orina. Los síntomas pueden presentarse como fuertes dolores de cabeza, presión o puntadas en la misma, ver destellos de luz. Ante la presencia de cualquiera de ellos, es inminente la consulta. Ya que esta complicación, puede derivar en una enfermedad mucho más grave: Eclampsia.

Aspectos psicológicos de la madre y su entorno

Se acerca el momento del parto y con el aparecen los miedos, las dudas, la ansiedad. Lo que hasta hace algunas semanas era algo lejano, se vuelve cada vez más tangible. Es posible por ello, que la futura mamá experimente por estas semanas ciertos cambios de humor, susceptibilidad, ensimismamiento.

Para ello, las clases de parto y los espacios en los que la embarazada pueda compartir con otras mujeres en su misma situación, y donde haya profesionales capaces de evacuar todas sus dudas y transmitir tranquilidad, son ideales.

El apoyo y contención de la pareja, amigos y familiares, como siempre, son fundamentales. Incluso en los casos en que la angustia excede lo normal y se pude estar frente a una depresión del embarazo, es clave que el entorno se encuentre alerta.

Puntaje: 
Promedio: 3.9 (57 votos)