pareja en la cama disfrutando de bebida y comida

Antes cuando pasaban los años y una pareja no tenía hijos, comenzaban los rumores sobre cuáles eran las causas: problemas de fertilidad de él o de ella. Decidir no tener niños no parecía ser una opción válida hace algunas décadas. Sin embargo, algo que antes estaba cultural y socialmente mal visto, se ha trasformado en una tendencia y cada vez son más las parejas que de común acuerdo deciden no ser padres.

Esta tendencia recibe varias denominaciones “Dinky” de las siglas en inglés “Double income, not kids yet”, lo que se traduce al español como “doble sueldo, ningún niño por ahora”; mujeres “Nomo” o “no madres”; “childless by choice”, “sin hijos por elección”; “child free, “libre de niños”.

La psicóloga argentina Beatriz Goldberg, autora del libro “¿Cómo vencer los miedos y ser feliz?” y “Quiero estar bien en pareja”, explica sobre este fenómeno:

Hay parejas que directamente consensúan no tener hijos y ponen toda la libido en el consumo, los viajes y el desarrollo personal y profesional. A veces, comparten una actividad o una pasión, como el cine. Prefieren tener su libertad plena y no estar atados a nada ni a nadie.

Hacen cálculos de lo que cuesta criar un hijo y ese dinero lo vuelcan a ellos mismos. A veces tienen una mascota, pero no quieren apegarse a otra persona. Por lo general, forman una pareja simbiótica con la que hacen todo y tienen temor a despegarse. Son parejas muy unidas.

… esta tendencia va en aumento. Mucha gente siente que no puede compatibilizar trabajo, carrera e hijos. El problema de estas parejas es que a veces se separan y les cuesta encontrar a alguien que tenga la misma sintonía. Otras veces la relación se termina porque uno de los miembros cambia de idea y se replantea esa decisión. Y cuando no puede convencer al otro, llega la ruptura. La tendencia se da por igual en hombres y mujeres. En Estados Unidos y en Europa esto es aún muchísimo más común que acá. Si eligen tener hijos, tienen uno solo y acercándose a los cuarenta años.

La psicoanalista argentina Irene Meler explica sobre la tendencia child free:

Se trata de una tendencia social contemporánea, vinculada, efectivamente, con la superpoblación del planeta y también con el proceso postmoderno de individuación. (…) Hoy cada individuo es libre de interrogarse sobre sus deseos. Esa interrogación abre horizontes de libertad y a la vez genera sentimientos de desamparo, con los que habrá que aprender a convivir.

El nuevo criterio no consiste en ajustarse a un decurso vital planificado de antemano, sino ser fiel a sí mismo, y asumir los riesgos y desafíos que conlleva toda opción, ya que el lado oculto de las elecciones, son las renuncias.

Lugares child free una tendencia en el mundo

Esta tendencia mundial de las parejas a no tener hijos por decisión propia, lleva en muchos casos a que prefieran también espacios libres de niños y en este marco es que se usa el término “child free”, “libre de niños” para referirse a ellos.

Las empresas tratando de captar este nicho de mercado de parejas sin hijos con dinero para gastar, que reclaman a gritos sus espacios de libertad sin llantos, gritos, ni peleas de niños, han comenzado a implementar en el mundo espacios específicos “child free”. Es decir, lugares donde no está permitido el acceso con niños. En países europeos como Inglaterra y España, en India y otros, ya existen hoteles, restaurantes, compañías aéreas, etc, que han adoptado esta filosofía.

Si bien existen quienes critican esta tendencia de “reservarse el derecho de admisión” y segmentar su clientela solamente a adultos, por considerarla discriminatoria; están también los que entienden que está perfecto que el mercado apunte a diferentes públicos específicos.

Inclusive parejas con hijos, escogen este tipo de lugares esporádicamente cuando salen solas, para poder descansar y tener un espacio lejos de todo aquello que les recuerde que son padres.

Lo importante es ante todo el respeto por lo diferente, aceptar que no todos pensamos igual y no embanderarse en fanatismos para un lado o para el otro. Esta tendencia ha generado en las redes sociales, un campo fértil para las discusiones eternas, grandes batallas sin tolerancia, entre simpatizantes o participantes del movimiento “Child free” y quienes se definen “Child Friendly”.

Puntaje: 
Sin votos aún