Pastillas anticonceptivas
Pastillas anticonceptivas

Un estudio reciente ha demostrado que las nuevas pastillas anticonceptivas, aquellas que incluyen hormonas progestágenos, tienen un mayor riesgo de producir coágulos.

La posibilidad de sufrir de coágulos graves, también conocidos como tromboembolismo venoso, ya era conocida en el consumo de pastillas como Yaz (Yasmín en Estados Unidos). El riego es tal que la FDA (Administración de Drogas y Alimentos en Estados Unidos) se vio obligada a emitir una nota de advertencia sobre los riesgos que tiene el consumo de los nuevos anticonceptivos (patillas).

Las pruebas se hicieron sobre mujeres danesas de entre 15 y 49 años de edad, las que no estuvieron embarazadas entre el 2001 y el 2009, allí se encontraron 4.200 casos de TEV (tromboembolismo venoso). El problema está en que aquellas mujeres que tomaron anticonceptivos orales con progestágenos más modernos tenían el doble de posibilidades de sufrir un TEV (comparado con el levonorgestrel).

Si bien el riesgo de sufrir de coágulos al tomar este tipo de medicamentos está patente en la sociedad según las autoridades, el Dr. Philip Hannaford de la Universidad de Aberdeen (Escocia) advierte que no hay que exagerar las estadísticas ni la situación, pues también su consumo acarrea beneficios a largo plazo contra el cáncer.

El estudio publicado el 26 de octubre en la revista BMJ muestra que por cada 2.000 mujeres que se cambiaran a levonorgestrel y dejaran las anticonceptivas nuevas, habría cerca de un caso menos de TEV al año y nada más.

Puntaje: 
Sin votos aún